Lunes 18 de Octubre de 2021

Conectividad en áreas rurales y demanda de fruta de calidad en el interior de China, abren mayores oportunidades a los fruteros chilenos

Junio 24, 2021

Importadora de Chengdu, centro urbano de 20 millones de personas, dio a conocer aspectos culturales y comerciales de la capital de la provincia de Sichuan al interior de China, durante el último #MiércolesOnline de Fedefruta. Al mismo tiempo, la coordinadora de la Granja Chilena en China, Marcela Molina, habló del ecosistema de zonas rurales del Gigante Asiático, que permite un circuito virtuoso para la venta de perecibles.

Están las puertas abiertas para el mercado frutícola en ciudades interiores y localidades periféricas-rurales de China. Así quedó expuesto en el reciente #MiércolesOnline, iniciativa de la Federación Nacional de Productores de Frutas de Chile (Fedefruta), que reunió a 500 asistentes con la coordinadora de la Granja Chilena en China, Marcela Molina, y Lan Xu, gerenta de importación de Chengdu Jiatian Agricultural Products Co. Ltda., quienes conversaron acerca de la cultura y las oportunidades que presenta el país oriental para el desarrollo de la fruticultura chilena.

El presidente de la Federación, Jorge Valenzuela, dio la bienvenida al seminario, destacando que “he tenido la oportunidad de ir a China y también de ir a ciudades interiores; hoy hablar de Chengdu, en la provincia de Sichuan, una ciudad estratégica, un punto de inflexión, creemos que es sumamente atractivo que nos vayamos informando y, también, desde nuestra granja demostrativa en China, Marcela nos va a poder contar de estas ciudades y sus actividades”.

La República Popular de China abarca la mayor densidad poblacional del mundo, con más de 1.400 millones de personas, de los cuales el 40% vive en sectores rurales. Buscando el intercambio y la cooperación entre ambas naciones, hace 22 años nació el proyecto de la Granja Demostrativa de Chile en China, un convenio binacional que se levantó como una vitrina para los cultivos chilenos en el país asiático con sus 15 hectáreas destinadas principalmente a frutales de carozo, que también se ha ido transformando en un espacio para el agroturismo.

Marcela Molina es hoy la coordinadora de la granja, que está ubicada en las afueras de la ciudad de Jixian, un distrito rural de la comuna de Tianjin, a menos de 200 km de Beijing, sumando “un mercado de aproximadamente 38 millones de personas”. Dentro de los atractivos y potenciales de la zona, se encuentran el rápido desarrollo inmobiliario, la alta conectividad terrestre, aérea y marítima; y el turismo, con sus montañas, la Gran Muralla y espacios de esparcimiento para un sinfín de actividades.

Conociendo sobre venta y consumo en áreas rurales de China

“Las ventas de frutas importadas es en fruterías principalmente, no en supermercados, por lo cual los dueños tienen conocimiento muy acabado del mercado y saben lo que están vendiendo”, cuenta la coordinadora sobre el comercio frutícola en localidades como Jixian, China, en la periferia rural de Beijing. “Todos los días llegan camiones a la frutería y llega impecable, no hay fruta podrida. Además, existe la ventaja del ecosistema basado en la 5g, siendo óptimas las condiciones para poder hacer uso de las tecnologías”.

Cuenta la coordinadora que la mayoría de la producción local china es hortícola y a pequeña escala. “Los predios son chiquititos, son el patio de las casas, pero los precios son mayores en la fruta importada”. Existe una mayor disposición a pagar por fruta importada, por el poder adquisitivo y la preocupación por el bienestar, “lo que implica una alta rotación de productos”.

Sobre la presentación de los productos en China, Molina señala que “el packaging está orientado al consumidor”. Por ejemplo, los arándanos, vienen en bolsas individualizadas dentro de una bolsa grande, “es importante la caja porque los productos o la fruta también se vende como regalo”, comenta Molina.

Chengdu: peso cultural y oportunidades para el agro

Chengdu es la capital provincia de Sichuan, hacia el interior, en el suroeste de China, con una historia que se remonta a más de 4 mil años. Es la cuarta ciudad más grande del país y es la tercera con mayor número de consulados. En su economía prosperan las multinacionales y oficinas internacionales. Hay una alta competitividad global, nivel de consumo e inversiones, posicionándose como una de las ciudades más atractivas para hacer negocios en China.

Lan Xu es gerenta de importación en Chile de Chengdu Jiatian Agricultural Products Co. Ltda y oriunda de Chengdu. Sobre la agricultura de Chengdu, comparte que “el mercado de Chengdu está siempre lleno de productos agrícolas, porque Chengdu tiene muy buena condición de clima para producir frutas, similar a Chile”.

Sin embargo, la agricultura se desarrolla a pequeña escala. “Todos los productores son pequeños, en Chile hay productores más grandes. En Chengdu, después de la cosecha de frutas, no tiene un sistema tan avanzado como en Chile, donde hay buenas máquinas. En Chengdu todo se hace a mano, de ese aspecto creo que hay harto que conversar y aprender”, explica Lan Xu.

En términos de cultura de consumo, la fruta en China se come como snacks o postre, y dentro de las predilectas está la cereza. “No les importan tanto de dónde viene esa fruta, les importa cómo es la fruta. La cereza tiene que ser muy grande, firme y dulce. Prefieren pagar un alto precio por buena fruta, les importa el sabor y cómo se ve, por eso el embalaje más chico es mucho más popular en Chengdu que en otros mercados de China”, cuenta Lan Xu.

Haciendo una revisión, Lan Xu afirma que Chile y Chengdu son similares. “Hay alto nivel de internacionalización, también hay comercio libre y abierto. Además, hay muchos recursos turísticos”, comenta.

El seminario concluyó con Marcela y Lan Xu compartiendo las perspectivas de este mercado, las características de este consumidor chino informado y abierto a nuevos sabores y dispuesto a pagar por ellos, a entender que en el país asiático el enfoque está en la salud preventiva, por eso es alto consumo de fruta. En definitiva, que visualizan un buen futuro para la fruticultura en China, con muchas puertas esperando ser abiertas.

Próximos Eventos