Domingo 17 de Octubre de 2021

Uvanova: Protocolo de Manejo de huertos de uva de mesa ante precipitaciones

Febrero 10, 2021

PUBLICACIÓN DE UVANOVA.CL

La presidenta de Uvanova, Carolina Cruz, con la intención de colaborar y apoyar a la industria de la uva de mesa ha creado este protocolo necesario para tener en cuenta ante las precipitaciones que han afectado nuestro país, cercano a la cosechas o durante la cosecha en variedades tempranas. También esta experiencia creemos será útil para diferentes países que se podrían ver enfrentados a sucesos de similares características.

La asesora también recalcó que «la presión de condiciones para desarrollo de enfermedades se ha estado manifestando desde hace varias semanas por la alta humedad relativa en la mayoría de las zonas productivas. Inicialmente esto comenzó por una gran incidencia de oídio, sobretodo en variedades más sensibles y aquellas que cuentan con varias generaciones de pámpanos, lo que ha obligado a una mayor cantidad de aplicaciones con intervalos menores a 7 días».

  • En relación a los manejos a considerar ante lluvias cercanas a cosechas o durante ellas las propuestas son las siguientes:

I.- Labores culturales:

  • Canopias ventiladas: Es clave favorecer la ventilación y rápido secado de la fruta posterior a la lluvia. Existe una clara relación entre las horas que está la fruta mojada y temperatura sobre 15 grados en la mayor incidencia de pudriciones. Hay que recordar que en este momento estamos con temperaturas muy superiores a ese rango, por lo que el tiempo para desarrollar pudriciones puede ser menor.

En el caso de los parrones en OG, si no se ha abierto aún el túnel central, se debe realizar a la brevedad, cuidando que en variedades blancas no sea mayor a 50 cm y en rojas puede ser de 60 a 70 cm. Esta labor se puede ejecutar con maquinaria para que sea rápida con un corta césped o motosierra pequeña.

En el caso de los parrones se debe ser más cauteloso, sobre todo en aquellos que no se cuente con formaciones de tipo lineal y el túnel o ventana no debe quedar muy cercano a los racimos.

  • Manejo del riego: Como la gran mayoría de las variedades desde Aconcagua al sur ya están en pinta, es factible bajar el aporte de agua durante esta semana de forma de evitar aposamientos de agua o excesivo encharcamiento del huerto producto de una mala infiltración por saturación del suelo. No se trata de eliminar el aporte de agua sino más bien dar un riego corto con fertilizante , ya sea con muriato o sulfato de potasio y/o sulfato de magnesio. Con esto se baja además la presión de partiduras o hairline en variedades que ya cuentan con Brix.
  • Revisar el estado de los parrones: Hoy en día estamos trabajando con variedades de alto potencial productivo, además de la gran cantidad de pámpanos que presentan varias de ellas que aportan muchas toneladas adicionales. Por lo tanto, cualquier indicio de parrón inclinado debe ser revisado y/o apuntalado previo a la lluvia, ya que está claro que esto aumenta aún más los kg. y suelta el terreno.

II.- Tratamientos con Fungicidas:

Es importante considerar que para que la aplicación sea lo más efectiva posible debe ser realizada en forma preventiva, es decir, previo a la ocurrencia de las precipitaciones. El producto debe estar aplicado con un lapso de 24 a 48 horas antes, de manera que ya esté incorporado a las cutículas y así evitar lavado por la lluvia.

  • Productos a aplicar: 

Lo más indicado en estos casos es utilizar aquellas moléculas químicas consideradas como específicas o frontales para botritis y no aquellas de origen orgánico o natural , que actúan como buenos complementos en el manejo de enfermedades fungosas, pero no son esenciales.

  • Los botriticidas netos a utilizar serían:

Switch : 1 lt/ ha ( Fludioxonilo + Ciprodinil ).       Contacto – Preventivo y Curativo

Frontal: 2 lts/ha ( Fenhexamida + Fludioxonilo ) Contacto – Preventivo y Curativo

Sugiero estos dos como prioridad, sobretodo en variedades que ya presentan grados brix acumulados. Ambos productos están formulados con dos ingredientes activos de diferentes modos, lo que potencia su acción.

  • En el caso de variedades que están en etapas menos avanzadas existen otras opciones de activos específicos como:

Pirimetanyl , Fenhexamid , Boscalid. La aplicación se sugiere con un volumen de 1.000 lts. con turbo, gota fina.

  • Respecto del uso de adherentes, según Carolina Cruz, puede ser contraproducente, ya que no manejamos la calidad de aplicaciones de cada campo y la probabilidad de mancha puede existir.
  • El uso de productos en base a fosfolípidos como Lecimip, Parka, entre otros, podrían ayudar a bajar incidencia de partiduras (actúan como barrera hidrofóbica), pero solo si se trata con tandas preventivas previo al evento climático. En el caso de Lecimip la dosis es de 3 lts/Ha.
  • Si la precipitación fue importante, o fueron muchos días de ocurrencia, se debe aplicar nuevamente productos fungicidas específicos a 5 días de aplicada la primera tanda. Para esta aplicación utilizar un volumen de 800 a 1.000 lts de agua y al igual que la aplicación anterior combinar complementar con algún cobre pentahidratado.
  • No se debe descuidar tampoco las aplicaciones de insecticidas, sobretodo en zonas con presencia de lobesia. Si la lluvia fue importante se debe repetir, porque incluso la acción de los difusores durante ese periodo pudo verse afectada.

III.- Variedades en cosecha:

Será necesario realizar una evaluación muy exhaustiva del daño en las diferentes variedades y cuarteles. Aplicar apenas se pueda ingresar a los cuarteles. Se deben realizar los tratamientos con fungicidas y luego respetar los días de carencia de ellos antes de volver a ingresar al cuartel.

Siempre se recomienda esperar a que pasen al menos 4 días desde el término de las lluvias, para reiniciar las cosechas, ya que en ese momento recién se evidenciarán posibles partiduras, hairline o desarrollo de pudriciones. Utilizar dosis máxima en gasificación de acuerdo a si es variedad blanca o roja.

IV.- Sensibilidad varietal:

Existen variedades más sensibles que otras a partiduras y desarrollo posterior de pudriciones. Dentro de las tradicionales: Flame si quedan algunas, Superior, Thompson Seedless y de las nuevas variedades: Icon, Melody, Candy Heart, son más susceptibles. Nombro esto por la prioridad en las aplicaciones, para ordenar operativamente, sobretodo campos grandes. Sin embargo, esta lluvia nos dejará mucho aprendizaje acerca de la real resistencia o sensibilidad de las nuevas variedades a diferentes intensidades de las precipitaciones.

V.- Otras medidas:

Uso de helicópteros: Si bien esta es una herramienta muy eficiente para eliminar el exceso de agua desde la canopia y secar rápido, se debe calcular a qué altura debe pasar el helicóptero para que no produzca daño en los racimos por movimiento brusco. Esto no solo puede desgarrar los escobajos, sino también inducir a desgarre pedicelar si la fruta ya está madura.

Uso de hélices y turbo al interior del cuartel: También se debe constatar si efectivamente el agua pasó hasta los racimos, ya que si la lluvia fue de pocos milímetros se logra el efecto opuesto al bajar agua con barro desde las hojas hasta el racimo, dejándolos imposibilitados de exportar.

Ante cualquier otra indicación estaremos en contacto.

Carolina Cruz Vargas

Presidenta de Uvanova – Asesora de Uva de Mesa 

Próximos Eventos