Sábado 20 de Julio de 2019

Tecnología de uso de portainjertos en vides será clave para aumentar productividad

Noviembre 20, 2012

La industria de la uva de mesa quedó muy conforme con la realización del Primer Seminario Internacional sobre el Uso de Portainjertos en Uva de Mesa realizado en la mayor zona productora de este frutal, de nuestro país: Valle de Aconcagua.
Los más de 250 asistentes, en su mayoría productores del Valle del Aconcagua, asesores, y exportadoras se dieron cita en el Hotel Termas El Corazón, ubicado en San Esteban, provincia de Los Andes, el cual fue organizado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias – INIA.

Durante el evento se plantearon los desafíos que enfrenta el sector, entre ellos el estancamiento en los precios, el aumento de los costos de producción y la búsqueda de soluciones tecnológicas para lograr una mayor rentabilidad de la industria. Hubo reflexiones acerca del momento que vive no solo la industria de la uva de mesa sino la fruticultura nacional en cuanto a un mercado que está cambiando y la presencia de un consumidor distinto.

A través de los expositores internacionales que presentaron la experiencia de California, Sudáfrica y Australia, sumado a los trabajos realizados por investigadores del INIA, los asistentes pudieron conocer la experiencia y resultados que han dado los portainjertos probados en los campos de productores del valle y en los países invitados.

Los asistentes recibieron tres boletines técnicos que contienen resultados de los estudios realizados en el Valle durante los últimos años. Estos fueron “Portainjertos en uva de mesa: experiencias en el Valle del Aconcagua” (Boletín INIA Nº 251), “Compactación de suelos y su control: estudio de casos en el valle de Aconcagua” (Boletín INIA Nº 234), “Requerimientos de riego en uva de mesa: experiencias en el Valle de Aconcagua” (Boletín INIA Nº 242 ).

Martín Silva, asesor privado, felicitó al INIA y comentó acerca de este evento. “La entrega de estos tres boletines, la información que se ha generado, el trabajo conjunto con el sector privado, la participación de la industria ha demostrado que Chile puede investigar levantando información valiosa. Me llena de orgullo contar con este grupo humano técnico del INIA. Para nosotros los asesores, trabajar con una base científica es mucho más fácil. Nos da la oportunidad de poder hablar de riego con números en la mano y ver como se levantaron esos números hace más potente la industria. Yo encuentro que esto es muy bueno”.

Gabriel Marfán, gerente técnico de la Exportadora Subsole fue quien abrió este seminario entregando una visión integral de la industria, sus desafíos y hacia dónde apuntan las demandas y exigencias internacionales respecto a variedades y características del producto. “Hoy vimos que los portainjertos son capaces de subir productividad de forma importante por lo tanto es una tecnología disponible para el sector. El requisito básico para una variedad es que sea multimercado. Como exportadora no podemos pensar en tener una variedad determinada de nicho, que enviar siempre a un mismo lugar.

Hoy lo principal es que sea sin semilla, que sea productiva (es la base del negocio), que no tenga altos costos de producción, que tenga buen sabor y que seamos socialmente responsables y sostenibles desde el punto de vista ambiental”.

Los expositores recomiendan el uso de portainjertos ya que ayudará a mejorar la rentabilidad de los predios y por ende, aumentar la productividad de la industria. La pregunta es si se está dispuesto a correr el riesgo o no.

Recordemos que INIA realizó un estudio por más de tres temporadas en el Valle del Aconcagua probando portainjertos en la variedad Thompson Seedless. Uno de los principales y más influyentes factores que detectaron fue la capacidad de aire del suelo, ya que según los expertos, si la capacidad de aire estaba sobre un 15%, la productividad de las plantas aumentaba considerablemente, obteniendo más fruta y, según el comportamiento del portainjerto, mayor vigorosidad y calidad en la fruta.

Según Raúl Ferreyra, investigador del INIA La Cruz, cuando los suelos están por sobre el 15% en su capacidad de aire, se han obtenido cajas de fruta más completas. Este, dijo, “es un gran desafío para el Valle de Aconcagua, quienes aportan más de un 20% en las exportaciones totales de uva de mesa, ya que el 80% de los suelos se encuentran bajo ese rango”.

A través de un estudio anterior ya se había concluido que el Valle presentaba dos problemas en los suelos: alta compactación y baja capacidad del aire. Una de las razones de por qué se produce esta situación es el exceso de agua. Por lo tanto, manejar estas variables es imprescindible al momento de pretender aumentar la productividad del rubro uva de mesa.

Gabriel Sellés, coordinador del seminario y director del proyecto “Aumento de la productividad y competitividad de la uva de mesa de la V Región de Chile a través del uso de portainjertos tolerantes a suelos con limitaciones físicas y de técnicas de manejo agronómico que mejore las condiciones de aireación en la zona de raíces”, financiado por Innova Corfo, dijo que si bien los portainjertos son una buena técnica para aumentar la productividad, estos pueden hacer que la fruta se demore más tiempo en madurar. “Hay que tener en cuenta las condiciones del suelo, ya que no en todas las situaciones se darán los resultados del experimento que se hizo en este estudio”.

Jennifer Hashim, consultora e investigadora del programa de Andy Walker en California, expuso sobre la experiencia en las pruebas de portainjertos en EE.UU donde, si bien las condiciones de suelo y clima son parecidas a las de Chile, el desafío es encontrar la combinación perfecta de variedad y portainjertos que sea resistente a nemátodos.

En su investigación el portainjerto Saltcreek, también llamado Ramsey, asomó como uno de los patrones que mejor se adecuaba a las condiciones de suelos (con alta salinidad) y resistencia a nemátodos. Además, comentó que hoy no sólo se busca contar con plantas resistentes, sino que también sean vigorosas, que generen fruta de buen color y sabor.
Pieter Raath, investigador y académico de la Universidad de Stellenbosch en Sudáfrica dijo que Sudáfrica a través de muchos años ha elegido dos patrones para poder usar que se comportan de mejor manera en la mayoría de las condiciones.

“Nosotros hemos simplificado las cosas atendiendo a dos portainjertos que nos han dado buenos resultados y hoy el 80% de los predios con nuevas plantaciones están con portainjertos de Ramsey (Saltcreek) o Richter. Esto ha sido un trabajo largo y creo que Chile cuenta con la ventaja de conocer estas experiencias y tener la precaución de equivocarse menos. Eso sí, nuestros suelos son diferentes a los de Chile”.

Próximos Eventos

1556150400 / 1563648463
1560297600 / 1563648463
1561507200 / 1563648463
1562112000 / 1563648463
1562716800 / 1563648463
1564617600 / 1563648463
1565136000 / 1563648463
1565222400 / 1563648463
1566345600 / 1563648463
1569888000 / 1563648463