Sábado 30 de Mayo de 2020

Proyecto en uva de mesa arroja los primeros resultados

Octubre 9, 2009

Buenas noticias hay para los productores del Valle de Aconcagua. En una reunión realizada a finales de septiembre, el INIA presentó los primeros resultados de un proyecto que tiene por finalidad aumentar la productividad y competitividad de la uva de mesa de esta zona.

Tal y como se señaló en la ocasión, cerca de un 80% de los suelos de San Felipe y Los Andes poseen baja capacidad de aire, la que se sitúa en torno al 12%. “Con un 12% las productividades se ven dañadas por el tipo de suelo, que es limitante para el desarrollo de la vid bajo pie franco”, explicó Waldo Lira, uno de los investigadores del proyecto.

Para superar este problema se encuentran evaluando el comportamiento de seis patrones o portainjertos sobre los complejos suelos de estas localidades, que limitan el desarrollo de la vid, así como diversas técnicas de manejo agronómico que podrían mejorar las condiciones de aireación en la zona de raíces de las plantas.

Los portainjertos son Freedom, Harmony, Richter 110, Paulsen 1103, Ramsey y Saltcreek. De acuerdo a los investigadores, en general estos patrones se han comportado mejor que los patrones franco en suelos con problemas de aireación. “Algunos injertos se comportan mejor que otros”, afirmó Raúl Ferreyra, experto en riego, “pero queremos esperar más tiempo para estar seguros”.

Hasta ahora el patrón Saltcreek se ha adecuado mejor en suelos muy pobres mientras que Paulsen o Richter 110 se han comportado bastante bien en suelos con baja capacidad de aire.

Lo próximo es resolver otras variables, por lo que ya se iniciaron los ensayos para evaluar la combinación del patrón con la calidad de la fruta. “No solo necesitamos que el patrón crezca sino que la fruta sea de buen tamaño, buen sabor y que tenga firmeza”, resumió Ferreyra.

Técnicas para aumentar la productividad

Junto al trabajo en los portainjertos se han realizado una serie de ensayos para aumentar la productividad de los cultivos de uva de mesa en estas zonas. En este sentido, se ha trabajado con cubiertas vegetales y se ha intentando determinar cuánto y cómo regar. Además, se han realizado investigaciones en fertilización para mejorar las condiciones de aireación.

De acuerdo a Rafael Ruiz, doctor en Ciencias Ambientales y especialista de INIA La Platina, “para utilizar portainjertos hay que modificar completamente el criterio de fertilización en el sentido de rebajar las dosis de aplicación de nitrógeno”.

Las dosis que recomienda el experto son de 0 ó 40 unidades máximo en los primeros años. “El error que comete el agricultor es que, al pasar la planta a portainjerto, sigue fertilizando igual como si lo usara en una planta franca”.

También se evaluaron enmiendas en dos localidades del valle. Una de ellas fue la aplicación de yeso pero no se obtuvo un efecto claro. “Este resultado a pesar de ser negativo es muy significativo porque muchos productores están aplicando yeso con un alto costo, incluso con equipos especiales, y los experimentos están demostrando nulo o muy poco efecto”.

La aplicación de una enmienda más promisoria fue el ácido sulfúrico, “es más promisoria desde el punto de vista de mejorar la infiltración del agua”, aclara Ruiz.

El proyecto

Esta iniciativa, que tiene una duración de 6 años, es ejecutada por INIA de la Región de Valparaíso en conjunto con el sector privado, con una inversión de Innova Corfo que bordea los 600 millones de pesos. “La Corfo se convenció que los proyectos agrícolas tienen que durar más de tres años, tiempo en el que es posible alcanzar un horizonte más largo para ver la sistematicidad de las respuestas que se andan buscando”, dijo optimista Gabriel Sellés, el experto en Fisiología del Agua que dirige el proyecto.

Fernando Iacobelli, presidente de la Asociación de Agricultores de San Felipe graficó el impacto que tendrá este proyecto diciendo que “el uso de portainjertos es una herramienta que va a renovar la cara a las plantaciones del valle del Aconcagua”.

El proyecto generará un paquete tecnológico cuya adopción por parte de los productores será crucial para el futuro de este cultivo de exportación. “Hoy los agricultores corren demasiados riesgos y los tiempos no están para eso”, concluyó Sellés.

Próximos Eventos

1562716800 / 1590840670
1564617600 / 1590840670
1565136000 / 1590840670
1565222400 / 1590840670
1566345600 / 1590840670
1569888000 / 1590840670
1591142400 / 1590840670
1591747200 / 1590840670
1592352000 / 1590840670
1592956800 / 1590840670