Domingo 13 de Junio de 2021

Informe: Recuento de la evolución de la fruticultura en los últimos 20 años

Junio 2, 2021

Resumen del sector frutícola nacional publicado por el INIA  muestra cifras de producción, de comercio exterior y de actividad económica, que dan cuenta del desarrollo nacional en los últimos 20 años.

Chile es un exponente de la agroindustria por producir y exportar en el mundo más de 50 diferentes especies frutales, valorado por su fiabilidad y cumplimiento de la inocuidad alimentaria en base a la normativa internacional. Esto ha permitido que la fruticultura chilena se haya desarrollado progresivamente en los últimos 20 años, respaldada también por el alto número de acuerdos comerciales firmados con otros países (29 acuerdos comerciales que involucran 65 países o bloques comerciales al año 2020).

Aumento de la superficie y huertos frutales

Es importante destacar el aumento de superficie productiva general, sobre todo en la zona central de Chile. Entre 1999 y 2019, se destacan las alzas en las superficies de cerezo (presentando una tasa de crecimiento medio anual de 13,2%), nogal (9,3%), avellano (39,8%), olivo (11,4%) y arándano (23,8%). Disminuyen las superficies del peral (tasa de crecimiento medio anual -2,7%), durazno fresco (-3,4%), ciruelo japonés (-1,6%) y manzano verde (-1,4%).

Dato interesante es que se redujeron los grandes predios (de 500 y más has) y aumentaron en un 64% los huertos de menos de 5 hectáreas, entre 1999 y 2018. En cuanto a zonas, el número de huertos creció en las regiones de La Araucanía, Biobío y Maule en los últimos 19 años, lo que evidencia un incipiente desplazamiento de las plantaciones frutales hacia el centro-sur de Chile, disminuyendo al mismo tiempo el número de huertos del norte del país.

Trabajadores agrícolas: temporales lideran la actividad

Para el año 2013, se registraron 568.990 trabajadores en el sector frutícola. De ellos, un 16% son clasificados como trabajadores permanentes y 84% como temporales. Para el año 2019, esta cifra alcanzó 571.894 trabajadores: 15% permanentes y 85% temporales, lo que continúa marcando la tendencia de preponderancia de trabajadores temporales.

En este tema, se analizó que el aumento de mano de obra temporal podría estar relacionado con el crecimiento de la superficie frutícola, donde las labores de cosecha y poda son altamente demandantes por este tipo de trabajadores.

Link informe completo: https://biblioteca.inia.cl/bitstream/handle/123456789/39004/NR42227.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Próximos Eventos


Red de Colaboradores