Martes 15 de Octubre de 2019

Incertidumbre en uva de mesa

Agosto 1, 2007

Las primeras liquidaciones de uva de mesa de exportación debieran llegar a fines de agosto. Comienzos de septiembre, a más tardar.

Estimaciones hay para todos los gustos. Desde parroneros que dicen que serán los retornos más negativos en años, hasta gente que habla de buenos precios pese al bajo precio del dólar.

De todas formas hay algunos datos que han trascendido. La temporada de exportaciones de uva 2006/07 cerró con una caída en volumen de 1,5% respecto de la anterior, alcanzando envíos por 797.164 toneladas.

La baja se explica por la fuerte lluvia que se dejó caer en febrero en plena cosecha. Fuentes del sector dan cuenta que la industria dejó de percibir cerca de US $ 130 millones debido a este inesperado fenómeno climático.

Pero así como hay quienes hablan lisa y llanamente de un año malo, la Federación de Productores de Fruta (Fedefruta) prefiere esperar las cifras de retornos oficiales y adelanta que algunas variedades tuvieron un resultado superior al esperado. En medio están los productores que prefieren no decir mucho hasta no contar con las liquidaciones en sus manos.

Proyecciones al suelo
Bastante altas eran las expectativas que manejaban los productores en el inicio de la temporada. En Estados Unidos – primer destino de los envíos nacionales – al 15 de diciembre de 2006 se registraba un stock de 334 mil toneladas, cifra inferior al 10% de lo que poseían en igual fecha de 2005. Había motivos para estar esperanzados, pero no se contaba con los problemas inesperados de siempre.

La Consultora Decofrut confirma bajos resultados para los productores de Aconcagua al sur. Explica que además de la baja en el volumen, se produjo un estancamiento del consumo en la Costa Este de Estados Unidos, producto de las bajas temperaturas producidas en ese país a mediados de febrero.
El director de Decofrut, Manuel Alcaíno, continúa diciendo que "después vino la lluvia que más que una mala condición, creó un ambiente de incertidumbre entre los minoristas debido a las malas experiencias de las temporadas pasadas".
El temor a que las uvas no culminaran bien sus procesos de maduración, se partieran o tuvieran altas probabilidades de pudrición llevó a que se aceleraran las ventas a un precio menor al que tradicionalmente se maneja en esas fechas.

Resultados de variedades
Los factores antes mencionados influyeron en forma decisiva para que los precios de la variedad thompson seedless bajaran ostensiblemente (menos de US $ 10 / caja a nivel importador) y gran parte de la fruta se vendiera en consignación.

Alcaíno añade que desde marzo en adelante la situación se complicó bastante por los bajos precios de la thompson, lo que coincide con el peak de arribos de la zona centro-sur. También la variedad flame seedless se vio muy afectada por la lluvia.

Es importante destacar que la uva thompson representa el 30% de las ventas de uva chilena en Estados Unidos. A su vez, este mercado absorbió en la temporada 06/07, el 58% del total de uva de mesa exportado por Chile. "Por eso queda la sensación de que la temporada en general fue mala, pero hubo excepciones como la variedad crimson y los resultados de la zona norte también fueron buenos", agrega Alcaíno.

Productores atentos
En Fedefruta están muy cautos y, en ningún caso, se atreven a calificar de negativa la temporada de uva de mesa 2006/07. "Algunos dicen que se trata de una temporada mala. Pero lo concreto es que si hay problemas, no es una situación generalizada, sino de momentos y variedades de fruta", asevera Juan Carlos Sepúlveda, gerente general de Fedefruta.
El ejecutivo dice que los productores que entregaron fruta de buena calidad tuvieron retornos "adecuados". "Íbamos con una temporada muy buena hasta la lluvia. Pero no se puede decir que los precios son inferiores a los de años anteriores".
Los parroneros están ávidos por conocer informaciones respecto a los resultados de las liquidaciones, aunque manejan algunos antecedentes.

"Sé que los principales problemas se presentaron en la variedad thompson que se vendió en Estados Unidos durante marzo y primera semana abril, todo ese período fue extremadamente malo por una sobre reacción del mercado, falta de movimiento y calidad, entre otros factores", asevera Fernando Iacobelli, vicepresidente de la Asociación de Agricultores de San Felipe y productor de la comuna de Santa María.

Sin embargo, los propios productores reconocen que hubo otras variedades y también otros mercados que tuvieron un mejor comportamiento. El mercado europeo tuvo precios razonables, destacando los buenos valores alcanzados por la red globe, variedad a la que también le fue bien en Oriente. También se esperan buenos resultados de la crimson.

Lo de siempre

Sin duda que la merma que experimenta el tipo de cambio incide en los negocios de todos los que se dedican a la agricultura de exportación. En el caso de la uva de mesa, una baja circunstancial de los retornos se ve acentuada con un dólar que sigue en picada.

Se debe considerar el encarecimiento de los fletes, los insumos que son importados y, por su puesto, la mano de obra, el principal ítem de gasto de los parroneros. "Es el gran tema de fondo. Ahí pierden los productores, pero también las empresas exportadoras que tienen huertos propios. Es difícil seguir siendo más eficiente. Se dice que para ser eficientes, los productores deben sacar sobre 2.500 cajas por hectárea. ¿Cómo lo podrán hacer?". Se pregunta Juan Carlos Sepúlveda, quien llama al Gobierno a intervenir para que no siga bajando el precio de la divisa norteamericana.

Se calcula que el costo por hectárea en uva de mesa oscila entre 15 mil y 17 mil dólares por hectárea. Mientras que los gastos por conceptos de mano de obra son de entre el 60 y 70% del total del presupuesto.

El tema es grave, y prueba de ello, son las fuertes reestructuraciones que están sufriendo las empresas exportadoras. En Aconcagua hay ejemplos claros en Del Monte, Dole e incluso se rumorea el cierre de alguna planta.
El negocio de la uva deja márgenes bastante estrechos de ganancias, por lo que cualquier factor que afecte los precios termina generando pérdidas. Los precios en general se han mantenido bastante estables en los últimos años, pero el punto es que los costos se tienen que abaratar lo más posible para lograr un resultado positivo. "Obviamente con una mayor superficie en producción se logra ser más eficiente, pero los productores más pequeños tendrían una oportunidad si se concentran en la producción de fruta de muy buena calidad y que la exportadora la reconozca y la pague como tal", aconseja Manuel Alcaíno de Decofrut, que pone de ejemplo la producción de thompson tardía (uva de guarda) bajo plástico, para evitar el daño por lluvias. Esta fruta accede a un mercado totalmente distinto, cuyos precios son bastante altos comparado con el promedio.

Próximos Eventos

1556150400 / 1571131236
1560297600 / 1571131236
1561507200 / 1571131236
1562112000 / 1571131236
1562716800 / 1571131236
1564617600 / 1571131236
1565136000 / 1571131236
1565222400 / 1571131236
1566345600 / 1571131236
1569888000 / 1571131236