Martes 15 de Octubre de 2019

En 2040 habrá más fruta y menos praderas

Septiembre 6, 2007

Así lo planteó el bioclimatólogo de la Universidad de Chile Juan Manuel Uribe. Ayer clausuró un taller sobre el impacto del calentamiento global en el agro, organizado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA).

Uribe resumió los más recientes estudios sobre el potencial impacto del fenómeno a nivel nacional que, según la evidencia que presentó, refrendada por la directora de Meteorología de Chile, Myrna Araneda, traerá consigo un aumento de las temperaturas medias y menos precipitaciones (hasta 25%), principalmente en las zonas central y sur. Por el contrario, habrá incremento de lluvias de Chiloé al sur.

La costa y precordillera gozarán de inviernos más benignos, por lo que se podría pensar en aumentar los cultivos de trigo, pero las mayores temperaturas de la temporada veraniega anularían esa ventaja, al menos en el valle central, dijo. En cambio, el cultivo de maíz se tornaría rentable, ya que demanda más temperatura. Pero exigirá agua.

En cuanto a la "papa de media estación", estimó que la zona óptima de producción avanzará hasta Chiloé y Chile Chico.

La vid también podría expandirse, pero la falta de frío afectará variedades de alta calidad que deberían buscar altitud o moverse hacia el sur. Los duraznos alcanzarían hasta la Araucanía, mientras que los manzanos y naranjos también extenderían su área de producción.

Sufrirán el rigor de la menor disponiblidad de agua en el suelo las praderas naturales entre Valparaíso y Los Lagos. Otras damnificadas por el agua serán las plantaciones de pino radiata. Deberán migrar hacia el sur.

Clave, señaló, será en este nuevo escenario el desarrollo de variedades más resistentes.

Ver la presentación

Próximos Eventos

1556150400 / 1571169001
1560297600 / 1571169001
1561507200 / 1571169001
1562112000 / 1571169001
1562716800 / 1571169001
1564617600 / 1571169001
1565136000 / 1571169001
1565222400 / 1571169001
1566345600 / 1571169001
1569888000 / 1571169001