Lunes 22 de Julio de 2019

“El Centro del Agua tiene un papel trascendental en el desarrollo del uso del agua en Chile”

Mayo 6, 2013

Fernando Peralta dirige actualmente La Confederación de Canalistas de Chile, CONCA. Encargado de representar al gremio frente a los diferentes poderes del Estado, las principales áreas de responsabilidad se centran en velar por el respeto y reconocimiento a las organizaciones de usuarios en general y a sus miembros en particular, así como de los derechos de aprovechamiento.

La afiliación a CONCA es libre y a ella concurren las Juntas de Vigilancias, Asociaciones de Canalistas y Comunidades de Aguas que deseen integrarse. En este marco, el 2012 se realizó la VI Convención de Usuarios del Agua, en dicha ocasión se acordó que este 2013 la VII versión se realizaría en la Región de O’Higgins. De esta forma, la Confederación de Canalistas de Chile (CONCA), la Federación de Juntas de Vigilancias de Ríos y Esteros de la Región de O´Higgins y el Centro del Agua para la Agricultura (CAA), se encuentran organizando esta actividad la que se realizará en el Centro de Eventos Las Palmeras el próximo 29 y 30 de agosto.

Fernando Peralta, profundiza, en esta entrevista, sobre diversas temáticas relacionadas con el uso eficiente del agua.

En los últimos años se ha conversado bastante de los recursos hídricos del país, ¿cómo analiza Ud. la situación actual de la disponibilidad de agua para riego y cuál es el futuro que avizora en el escenario de competencias con otras industrias como la minería?

La situación del país es de un gran desafío de gestión en los recursos hídricos, dentro de una realidad de abundancia en casi todo el país desde la Región de Coquimbo al sur, que es donde tiene lugar el gran porcentaje de regadío. Los desafíos más importantes hoy en día se refieren a la regulación de los caudales, acumulando las aguas de invierno y primavera en embalses superficiales y subterráneos. Los déficit producidos en los años de sequía son una consecuencia de la falta de regulación de caudales y no una falta de recursos hídricos, al menos para la demanda existente hoy en día. Aumentar en forma inorgánica la superficie de riego en el país entre Arica y la Región de Coquimbo es crear un déficit artificial para los años venideros. Cada región tiene su vocación y el Norte Grande, tiene una vocación minera. Existe en el país desde la Región de Valparaíso al sur abundantes recursos de agua, tierra y clima para expandir la agricultura de riego por muchos años.

¿Qué es para usted un riego eficiente y cómo CONCA ha propendido a fomentar esta visión entre las organizaciones que la conforman?

La eficiencia de riego tiene como objeto entregar al cultivo la cantidad necesaria, lo que se logra con técnicas y métodos que han permitido que haya cerca de 400 mil hectáreas con riego tecnificado en Chile, es decir un tercio de la superficie regada. Todo esto es gracias a la inversión privada y a la Ley de Fomento en Obras Menores de Riego, iniciativa que se originó en la Confederación de Canalistas de Chile. La eficiencia de riego, va ligada a la rentabilidad de los cultivos y ésta a la globalización de nuestra economía, que ha permitido acceder a mercados mundiales. En todo caso CONCA continúa alentando la eficiencia tanto en forma predial como extrapredial, en una labor que se realiza en paralelo y junto con la administración pública.

En materia de políticas gubernamentales, ¿cuál cree usted que será la clave del riego en los próximos años?, ¿qué desafíos tiene el sector?

La política hídrica debe ser una política de Estado y no gubernamental, porque la duración de los gobiernos es muy corta para su puesta en marcha. La obtención de sus frutos y los ajustes periódicos que deben hacerse. El gran desafío es disponer de un diagnóstico real de la situación del riego en Chile, y de los recursos hídricos, con acceso a la información para que todos y cada uno de los más de 300 mil usuarios agrícolas, tomen sus decisiones con objetividad y lo mismo para los gobiernos. La falta de información que existe en el país, la carencia de conceptos claros, desembocan en prejuicios y descalificaciones que nublan el intelecto para la discusión y puesta en marcha de una política hídrica y de riego en Chile. Ello produce tomas de decisiones subjetivas, con gran pérdida de recursos económicos y humanos.

¿Qué mensaje le gustaría entregar a los canalistas y a los agricultores que día a día trabajan por el desarrollo de una industria que a veces se muestra alicaída, pero que sin embargo es un motor central de la economía en buena parte del país?

Yo felicito la gran labor que realizan los canalistas y los agricultores en beneficio propio y del país, habiendo generado un enorme crecimiento del sector en los últimos 30 años en una actividad que no es la más rentable de las actividades económicas y que se muestra muy vulnerable a la variación del mercado y de las condiciones climáticas. Los alentaría a seguir progresando con la tenacidad y paciencia que los caracteriza. A ello hay que agregar la necesaria unidad de éstos, para que persiguiendo un objetivo común, no perdamos el tiempo en ahondar pequeñas diferencias, sino más bien en agruparnos para lograr los objetivos comunes en beneficio propio y del país. Las organizaciones de usuarios de aguas son un ejemplo de esta capacidad, demostrada en su historia y quehacer de casi 200 años.

En la misma línea, ¿cuál es la importancia que le asigna a proyectos como el Centro del Agua y cómo aportan estas instancias al desarrollo del sector?

El Centro del Agua está llamado a jugar un papel trascendental en el desarrollo del sector, apuntando a un conocimiento del uso del agua y su conservación en Chile, mediante diagnóstico periódico que permitan el análisis, discusión y puesta en marcha de soluciones generales para los propios usuarios con apoyo estatal o gubernamental en su rol subsidiario.

Finalmente, en pocos días se realizará un seminario para tratar, entre otros, la temática de la eficiencia en el riego, ¿cuáles son las expectativas que tienen los canalistas, y usted en lo particular, de este encuentro?

La eficiencia de riego y su práctica es un proceso en marcha en el país, que debe ser reconocido, alentado y fomentado. Espero que este encuentro sirva para establecer bajo diagnósticos objetivos y realistas, la manera de financiar las inversiones que requiere este proceso en el tiempo. Nos queda un largo camino por recorrer en eficiencia de aplicación, captación, conducción y distribución del agua de riego, así como en el proceso de regulación de caudales y la gestión de recursos hídricos. El esquema legal y administrativo, existente permite seguir avanzando en el perfeccionamiento del riego en Chile, existe capacidad organizativa, recursos humanos y un demostrado espíritu de progreso en todo el ámbito de riego. Lo que hace falta es que el Estado adopte una actitud proactiva y permita al sector privado continuar con sus inversiones y esfuerzo con el apoyo del Estado en su rol subsidiario, para trabajar todos en un objetivo común.

Próximos Eventos

1556150400 / 1563785052
1560297600 / 1563785052
1561507200 / 1563785052
1562112000 / 1563785052
1562716800 / 1563785052
1564617600 / 1563785052
1565136000 / 1563785052
1565222400 / 1563785052
1566345600 / 1563785052
1569888000 / 1563785052