Lunes 16 de Julio de 2018

Seminario abordó aplicación de plaguicidas y opciones para reducir residuos

Mayo 3, 2010

Una gran acogida tuvo el seminario organizado por Frusexta A.G., Asociación Gremial de Productores de Fruta de la VI Región, con el apoyo de Innova Chile Corfo denominado ¿Qué estamos haciendo para reducir los residuos de pesticidas en nuestra fruta? Esta actividad forma parte del programa de difusión tecnológica denominado “Gestión Integral y Avanzada del Manejo de Plaguicidas para productores y socios de Frusexta A.G.”, cuyo objetivo principal, es reducir los residuos de plaguicidas en la fruta fresca de exportación.

La actividad que se desarrolló el pasado 28 de abril en la Universidad Aconcagua (Machalí, Rancagua), contó con la participación de más de 120 asistentes, en su mayoría productores de fruta y exportadores frutícolas. Todos ellos pudieron disfrutar de un completo programa en el que se abordaron temáticas como la compatibilidad entre los programas fitosanitarios y el manejo integrado de plagas, la efectividad en la aplicación de plaguicidas, los residuos de pesticida y su impacto en las exportaciones, entre otros.

Entre los principales problemas que enfrenta hoy día el sector destaca la ineficiencia en las aplicaciones. Como señaló el ingeniero agrónomo y consultor Frutícola Mauricio Frías, de 100 lt. aplicados, sólo entre el 30 y 35% de éstos llega a la planta, el resto se pierde. Además, señaló que a diferencia de lo que se cree, el problema de Chile no está en la antigüedad de su máquinas, sino la falta de mantención en ellas. Para demostrarlo destacó la situación de China, uno de nuestros principales competidores, quienes poseyendo equipos aún más arcaicos que los nuestros, obtienen mejores resultados.

Pero la baja ingeniería y la casi nula mantención de los equipos no es el único problema que deben enfrentar los productores. Como destacó Frías, existen otros temas por resolver. En primer lugar, la mayoría de las veces son los mismos campos los que carecen de una infraestructura adecuada, por ejemplo, poseen caminos estrechos y en mal estado. Por otra parte, hay falta de conocimiento lo que se aprecia en el uso de indicadores vagos de operación, en la aplicación de formularios con indicadores de poca precisión, en una falta de control efectivo, etc. Otro tema no menor a evaluar, es la falta de educación y capacitación de los operadores, quiénes, además, muchas veces son personas que llevan años realizando las mismas tareas y, por lo mismo, es más complejo modificar ciertos hábitos.

Ahora, Frías señaló que la responsabilidad para enfrentar cada uno de estos problemas recae directamente en los productores, quienes no han sido capaces de transmitir la información y su importancia como corresponde.

Por su parte, el ingeniero agrónomo y entomólogo Renato Ripa, destacó la importancia de contar con un manejo integrado de plagas (MIP). Éste combina varias medidas de control basándose en el conocimiento de la relación entre planta, plaga y ambiente agrícola. Entre sus beneficios subraya que es una estrategia económicamente viable para reducir los niveles de plagas a niveles tolerables y, a su vez, permite disminuir los efectos adversos en el medio ambiente.

Como señaló el experto, los manejos tradicionales de plagas tratan de manera a priori el problema mediante la aplicación de productos químicos. Para ello se considera normalmente el estado fenológico de la planta, sin tomar en cuenta la presencia y/o densidad de las plagas, lo que justifica realmente la aplicación.

El MIP se basa en el monitoreo. De esta forma se pueden aplicar medidas de control acordes con la abundancia de la plaga y su biología. Además, permite focalizar las medidas de manejo e integrar otras, por ejemplo, controlar las malezas. Otro de los puntos importantes es que se busca utilizar productos de menor toxicidad y más específicos al problema detectado, y a su vez, aprovechar la acción de enemigos naturales presentes y/ o integración de insectos benéficos al sistema.

Según Ripa, todas estas medidas permiten una mayor eficiencia en el control de plagas junto con disminuir los residuos tóxicos en la fruta y en el medio ambiente. Por otra parte, la combinación de un control químico, biológico y cultural, junto con un buen monitoreo, permiten cumplir con la normativa y disminuir el ataque de plagas gracias a una mayor estabilidad en el sistema.

Pero no se saca nada implementando un MIP si no se actúa cuando debe hacerse. Como explicó el ingeniero agrónomo y entomólogo Roberto González, mucho de los controles de plagas deben iniciarse en la temporada anterior, luego de la cosecha y no durante la producción.

También explicó que las tolerancias de residuos varían mucho de un producto a otro. Además, varían entre países y dentro de una misma nación dependiendo del recibidor y/o supermercado. Todo ello complejiza el cumplimiento de las diversas normativas a las que los productores deben someterse.

Chile tiene varios casos en que ha sido sorprendida superando los límites máximos de residuos (LMRs) o presentando residuos químicos no prescritos para determinadas variedades. En el último tiempo la uva es la fruta que se ha visto más afectada. También hay varios casos de peras y manzanas. A la larga esto afecta a todo el sector frutícola exportador. Para reducir los problemas de residuos en el sector europeo, González señaló que debiera recomendarse que laboratorios nacionales tuviesen capacidad analítica para analizar los casos más comunes que están enfrentando la fruta chilena, a fin de seleccionar los analitos que más comprometen nuestros productos.

Las más 120 personas que asistieron al evento, principalmente productores y exportadores de fruta del país, tuvieron la posibilidad de instruirse en todas estas materia junto con aclarar sus dudas. Además, pudieron compartir importantes autoridades gubernamentales relacionadas al sector, como el subsecretario de Agricultura Álvaro Cruzat, el Seremi de Agricultura de la VI Región, Mauricio Donoso, el Director Regional de la Corfo, Felix Ortíz, entre otros personeros de instituciones y organismos públicos y privados.

En un mercado exterior cada vez más competitivo y con normas y límites máximos de residuos cada vez más exigentes, es de vital importancia tomar conciencia de este problema y buscar soluciones que le permitan al sector frutícola fortalecerse y seguir creciendo frente a sus principales competidores. Conscientes de la importancia de este tema, Frusexta ha puesto todas sus energías en desarrollar e implementar iniciativas como la de este seminario, esperando entregar a cada uno de sus miembros herramientas concretas que les permitan afianzar y aumentar la productividad de sus negocios.

Próximos Eventos