Martes 17 de Julio de 2018

Reflexiones al inicio de una nueva temporada

Julio 1, 2008

En este momento de la temporada frutícola una gran mayoría de los productores se encuentra realizando su planificación anual y probablemente ha encontrado que el capital de trabajo necesario ha aumentado en forma significativa. Ello debido al incremento del costo de insumos tales como mano de obra, combustibles, energía, fertilizantes, materiales, agroquímicos, etc… Esto conlleva a dos preocupaciones básicas:

1.- ¿Cómo proveer el capital suficiente para poder enfrentar el próximo período? Esto en un escenario de altas tasas de interés e incertidumbre donde la descapitalización de los últimos períodos ha hecho grandes estragos, especialmente entre los productores de uva de mesa y fruta de carozo.

2.- ¿Cuál es el nivel de riesgo que se enfrenta con un escenario tan cambiante, en el que las variaciones se presentan tanto en los precios de venta de la fruta en el extranjero como en los valores de los insumos? Ello teniendo en cuenta que el valor del capital en riesgo, es cada vez más alto.

Tal vez, y en algunos casos la respuesta a estas dos preguntas nos lleven a pensar que el negocio en los términos actuales está lejos de ser lo que fue, produciendo arranques de arboledas y parrones y el éxodo natural a otros cultivos menos riesgosos, alternativas que no existían dos años atrás, como son los cultivos anuales. Me refiero a maíz, trigo, oleaginosas y otros.

Pero cuidado, que estos también están afectos a los aumentos de costos señalados, a lo que hay que incluir el incremento en el precio de la semilla y una oferta de la misma que está lejos de poder satisfacer a la demanda, produciendo desabastecimiento.

Es por eso que todas las planificaciones financieras agrícolas deben hacerse con mucho cuidado, proyectando los precios de los insumos.

Aún así, debemos tener presente que estamos frente a cambios inesperados en las reglas del juego. Por ejemplo, ¿alguien se habría imaginado un año atrás que el precio del diesel estaría más alto que el precio de la bencina? Nadie… por eso tomamos la decisión de comprar camionetas diesel, que son más caras.

Suficiente ya tenemos con los cambios inesperados del mercado. ¿Para qué entonces las autoridades económicas agregan más incertidumbre con medidas políticas improvisadas?

Próximos Eventos