Martes 14 de Agosto de 2018

¿Qué dejó el sistema frontal para la agricultura?

Junio 3, 2013

Varios centímetros de nieve que mejorarán el riego a partir de la primavera, un secano costero beneficiado con la acumulación de agua subterránea y un superávit importante en la IV y V Región tras ocho años sin lluvias de este tipo, dejó el sistema frontal de la semana anterior para el mundo agrícola chileno. Esto, pese a que no se haya registrado una variación significativa en el estado de los embalses de riego.

“Esta lluvia para nosotros es como si cayera plata del cielo”, aseguró el presidente de la Federación de Productores de Frutas de Chile (FEDEFRUTA), Cristián Allendes. “Primero, se acumula nieve, que la necesitamos para el próximo verano. Segundo, se empiezan a recuperar los embalses, pues estamos con un déficit muy importante. Y tercero, se llena el estanque como decimos nosotros. Estas primeras lluvias van haciendo que las tierras se empapen. Las lluvias siguientes serán sólo de acumulación. Así empiezan a llenarse los embalses”.

No obstante, Allendes reconoce que “necesitamos mucha más lluvia para que la próxima temporada sea normal. Cubrir el déficit de los embalses tomaría incluso tres años, según los entendidos. Pero en el día a día, la nieve acumulada ayudará para que en la próxima temporada tengamos riego”. Asimismo, el dirigente descartó que alguna fruta se viera afectada por el sistema frontal, al igual que alguna alza de precios en los productos luego de la lluvia. "Son buenas noticias estas lluvias para nosotros".

Panorama

A pesar que hubo que atender algunas emergencias, la IV Región, la más afectada por la sequía que arrastra cuatro años, recibió de buena manera la lluvia y las nevazones en la cordillera. “Lo más importante es que cayeron alrededor de 20 centímetros de nieve en la cordillera, un promedio de 20 ó 25 milímetros de agua en las comunas, lo que permite muy de a poco recuperar los niveles de los embalses y napas subterráneas”, señaló el Intendente de la Región de Coquimbo, Mario Burlé, refiriéndose a algunos embalses de riego como La Paloma, el más grande del país y el segundo en importancia de Sudamérica.

Sin embargo, por más que el superávit alcanzara el 416% en La Serena tras el temporal, expertos aseguran que las precipitaciones de la semana pasada no tendrán un impacto en las condiciones de la sequía, en especial, debido a que no hubo una variación significativa los embalses del riego. Es más, este tipo de embalses registra actualmente un descenso del 11,5% en su volumen con respecto a abril pasado, a causa del alto consumo de agua durante mayo, y una variación de -44,9% frente al año pasado. En cuanto a los embalses de generación eléctrica y riego, la situación es incluso más preocupante, ya que en ellos hay una variación negativa de -35,4% de abril a la fecha.

Las que sí mostraron cifras positivas fueron las represas de agua potable, con un alza de 81,5% anual a mayo. Asimismo, el embalse que más incremento en sus volúmenes de agua fue el de lago Laja (de generación y riego), que subió de 261 millones de metros cúbicos a 265 millones.

“Para que haya una recuperación sustantiva de la sequía que afecta a Coquimbo, se requiere por lo bajo dos años muy lluviosos”, dijo Cristóbal Juliá, del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Andes. Se valora sin embargo la caída de nieve por sobre los 2.500 metros de altitud, la que se mantendrá hasta la primavera y servirá para recargar los embalses y las napas. En todo caso, es necesario que caigan entre 50 y 60 centímetros de nieve las próximas tres lluvias para que la temporada de riego 2013-2014 esté asegurada.

No hubo daños para la Agricultura

“Estas lluvias no son un indicativo de que se haya reparado el problema de la sequía. Sin embargo, el secano costero se vio beneficiado con estas lluvias, con la acumulación de agua en las napas subterráneas”, indicó por su parte Patricio González, investigador y agroclimatógolo de la Universidad de Talca, donde hay un déficit del 53% respecto a un año normal, a pesar de las precipitaciones.

“En general no hay un efecto de daño en la agricultura”, dijo el experto, agregando que las lluvias no tuvieron la intensidad suficiente como para inundar predios de productores. “La agricultura además se encuentra en receso, pudiendo causar perjuicios sólo en algunas hortalizas. Los frutales están con las hojas caídas, ya se realizó la vendimia y en agosto se prepararán los suelos (…) El sistema frontal está dentro de la normalidad”.

Kiwi: Precaución con la PSA en ambientes húmedos

La Psa se ve altamente favorecida en su desarrollo por condiciones de bajas temperaturas y alta humedad, por lo cual podría producirse un aumento del inóculo en las zonas del país con presencia de la enfermedad y el desplazamiento de la bacteria hacia nuevas zonas por efecto de la lluvia y el viento.

A esta condición climática se suman el estado fenológico actual de las plantas con las aperturas naturales producidas por la caída de hojas o posibles heridas provocadas por los vientos, factores que favorecen el ingreso de la bacteria al interior de las plantas de kiwi, por lo cual es altamente recomendable tomar medidas preventivas a través de aplicaciones de productos en base a cobre que puedan aminorar el riesgo de infección.

Próximos Eventos

1527724800 / 1534229647
1532563200 / 1534229647
1533772800 / 1534229647
1534809600 / 1534229647
1538524800 / 1534229647