Domingo 24 de Junio de 2018

Prolongada sequía destruyó 6 mil hectáreas de frutales en la V Región

Octubre 30, 2017

El Consejo para el Desarrollo y Sostenibilidad Hídrica propuso medidas para ampliar la capacidad de riego y duplicar la superficie destinada al cultivo.

Severos efectos tuvo en la Región de Valparaíso la prolongada sequía que afectó con fuerza entre los años 2008 y 2014 a gran parte del país. Esto llevó a la Intendencia de la V Región a crear un Consejo para el Desarrollo y Sostenibilidad Hídrica que desde diciembre de 2015 inició un estudio para proponer una estrategia para enfrentar esto y potenciar la producción agroalimentaria de la zona.

El consejo, en el cual participan consejeros regionales, municipalidades, universidades, productores agrícolas, industriales, organizaciones de agua potable rural y servicios públicos, concluyó que en el período seco se perdieron 6 mil hectáreas de frutales, 5 mil puestos de trabajo e inversiones por US$ 175 millones.

En su diagnóstico, el estudio señala que la región, que cuenta en la actualidad con 90 mil hectáreas cultivadas, puede duplicar esa capacidad, ya que tiene otras 118 mil hectáreas con un gran potencial productivo agrícola. Si se aprovechara la mitad de las 118 mil ha, se posibilitarían inversiones de US$ 2 mil millones, exportaciones adicionales por alrededor de US$ 700 millones anuales y la creación de hasta 88 mil empleos.

Sin embargo, eso no es posible con el caudal de agua actual, que alcanza a los 3.345 millones de m {+3} anuales. Tendría que aumentar esa capacidad un 63%, es decir, alcanzar a los 5.437 millones de m {+3} anuales, lo que se propone lograr en 2030.

El seremi del Ministerio de Obras Públicas (MOP) Miguel Saavedra señala que el consejo propone incorporar nuevas fuentes de agua disponibles y que por diversos motivos no se utilizan.

Dice que el MOP tiene proyectado construir otros cinco embalses, además del de Chacrillas, que debiera ser inaugurado próximamente. A ello se suman los proyectos de conducción de aguas en Cuncumén y el canal de la Prosperidad, que trasladará aguas del río Maipo hasta Casablanca.

“Ahora se plantea desarrollar otros proyectos, que involucran trasladar más agua del río Maipo y también en río Rapel”, indica.

Además, se propone utilizar las aguas residuales de emisarios submarinos que hay en la costa de la región y de las plantas de tratamiento que vierten en ríos y cauces. A ello se suma la utilización de pozos profundos.

592 millones de metros cúbicos anuales entregarían en total las nuevas fuentes de agua. Lo que se suma al aporte de los cinco embalses proyectados.

73% del agua que se produce en la V Región se destina a riego, y solo el 6% a consumo humano. El resto corresponde a la minería, la industria y lo que se vierte en zonas ecológicas.

Próximos Eventos