Sábado 28 de Noviembre de 2020

Producción de cerezas y las lecciones aprendidas para la nueva temporada

Octubre 19, 2018

Jorge Valenzuela Trebilcock, presidente de la Federación de Productores de Frutas de Chile (Fedefruta), dio una entrevista a Campo Sureño para hablar de la producción de cerezas, enfocada en el cosechón de la temporada pasada que dejó lecciones a los fruticultores de cara a la campaña que se aproxima, la producción de esta especie en el sur del país y la proyección de esta oferta en los mercados.

El dirigente insistió en asegurar envíos en óptima calidad y condición a los mercados, entendiendo que el retorno por los calibres menores no alcanza a cubrir los costos del productor.

“Lo que debemos hacer para maximizar la rentabilidad en la industria de las cerezas, es  trabajar los procesos en los tiempos y en las formas que permitan que el volumen de calibres menores se reduzca, y logremos un porcentaje mayor de cereza de calidad, condición y tamaño atractivos para los consumidores”, mencionó Valenzuela en esta conversación.

Sin embargo, por las condiciones de agua, clima y suelo desde Biobío hacia el sur, el presidente de Fedefruta destaca que “el fruticultor del sur tiene todas las posibilidades de ser un jugador importante en el desarrollo de la cereza en Chile”.

A continuación, la entrevista completa dada a Campo Sureño.

LECCIONES Y PRÓXIMOS PASOS

¿Qué lecciones dejó a los productores de cereza los resultados de la temporada pasada? Aumentaron las toneladas exportadas, pero hubo una caída de 15% en los precios.

“La temporada pasada ya se anticipaba que venía con harto volumen de cerezas. Desde muy temprano, desde la floración, que el productor podía ver que los árboles estaban muy cargados. En ese tiempo, se habló que era necesario realizar un raleo eficiente y en el tiempo adecuado, es decir, botar fruta y dejar las mejores para el posterior proceso de cosecha, con el fin de tener buenos calibres y calidad. El raleo requiere de operaciones bien rigurosas, entonces, los productores que no hicieron bien este trabajo, se quedaron con calibres pequeños, lo que significó resultados dispares y retornos que no cubrieron los costos.

“Esa fue la lección, que hay que hacer los trabajos en tiempo y la forma que corresponden para obtener la mejor calidad, ya que el negocio de los calibres grandes es muy distinto al de los tamaños más  pequeños, si los márgenes de rentabilidad son completamente opuestos. En uno se gana y en el otro los costos no se cubren, porque la fruta que no está en óptima calidad no juega en el mercado chino”.

¿China seguirá siendo el principal destino de las cerezas chilenas?  ¿De qué deben preocuparse los productores para seguir consolidándose en ese mercado? ¿Qué busca el consumidor chino?

“China continuará siendo el principal destino de las cerezas, y es posible que dentro de poco también lo sea de otros cultivos. Ahora, hay que asegurar envíos de calidad y condición, continuar con la promoción y el conocimiento del mercado chino para profundizar hacia las ciudades interiores del Gigante Asiático, donde en cada una viven millones de habitantes con poder adquisitivo para adquirir productor importados. Ese es el objetivo y el próximo paso, mejorar la logística y la cadena de frío, empezar a desarrollar y trabajar el comercio electrónico, que está emergiendo con fuerza entre los consumidores chinos.

“En el caso de las cerezas, la oferta chilena llega para las plenas celebraciones del Año Nuevo Chino, y en esas fiestas las cerezas son un regalo importante entre amigos y seres queridos, en símbolo de fortuna. Por eso, es que el productor chileno tiene una responsabilidad adicional al momento de enviar esta fruta a China, ya que con ese símbolo se regala vida, se regala algo saludable, por lo que hay que preocuparse muchísimo de la calidad, el color, el tamaño, el sabor y -tan importante como todo eso- inocuidad.

“Dicho eso, debemos seguir trabajando mercados asiáticos como el de Vietnam, Tailandia, Indonesia y el Sudeste Asiático”.

El Análisis de Liquidaciones de Fedefruta reveló, en agosto pasado, que retornos por cerezas de menor tamaño no cubrieron los costos del productor. ¿Cuánto de la producción nacional está en esa condición?

“Es complejo identificar el porcentaje de productores que cosechan calibres que terminan no siendo rentables. Sin embargo, de lo recogido por nuestro Análisis de Liquidaciones a las cerezas de productores comercializadas por las empresas exportadoras, el 20% del volumen corresponde a calibres por debajo de los 26 milímetros.

“Este análisis detectó que las cerezas calibre 22-24 mm y 24-26 mm recibieron retornos productor de US$1,08 y US$2,28 por kilo, lo que significa una pérdida, ya que el costo promedio anual de producirlas, asciende a los US$2,93. Digamos también que el promedio de las liquidaciones de un calibre mediano como el de 26-28 mm, solo llegó a los US3,7 por kilo, dejando menos de un dólar de rentabilidad al productor.

“Ahora, lo que debemos hacer para maximizar la rentabilidad en la industria de las cerezas, es -como mencioné- trabajar los procesos en los tiempos y en las formas que permitan que el volumen de calibres menores se reduzca, y logremos un porcentaje mayor de cereza de calidad, condición y tamaño atractivos para los consumidores. En ese sentido, estamos seguros que la calidad paga a los ojos de los mercados”.

PRODUCCIÓN DE CEREZAS EN EL SUR

¿Qué importancia tiene para la producción de cerezas la zona sur?

“Es una zona en desarrollo, que está empezando, que está siendo conquistada por el nuevo fruticultor chileno, que con estos cultivos está cambiando el mapa frutícola de nuestro país, trasladando hectáreas desde la zona central hacia el sur. Las regiones del sur tienen todas las condiciones hoy en día de agua, de calidad del recurso hídrico y de suelo. Además la cereza del Sur de Chile se da con un color muy atractivo, es bien crocante y crujiente, por lo que se convierte en un producto muy apetecido”.

¿En el caso de la zona sur qué tan importante es que el huerto esté bajo techo?

“Es importante que los huertos de cereza puedan contar con techos, son fundamentales para la sustentabilidad a mediano y largo plazo de los proyectos frutícolas en el sur. La condición climática y lo delicada que resulta ser esta fruta lo demandan. Dicho eso, claramente existen las variedades y los portainjertos que se adaptan bien a las condiciones del sur, por lo tanto vemos el fruticultor del sur tiene todas las posibilidades de ser un jugador importante en el desarrollo de la cereza en Chile”.

Ahora, la Patagonia argentina tiene sus fichas puestas en China. De consolidarse la exportación de la fruta argentina a China, ¿tendrá un impacto en la exportación chilena? 

“China, primero que todo, es un mercado potentísimo. Cada año, decenas de millones de personas se van a vivir de áreas rurales a las ciudades, dejando atrás el autocultivo y prefiriendo ir al supermercado a comprar alimentos. Ahora, creo que Argentina y otros países van a entrar tarde o temprano al negocio de la exportación de las cerezas a China. Lo que debemos preocuparnos es que nosotros seamos consistentes con nuestra fruta en términos de calidad, condición e inocuidad, ya que para eso hay demanda. Los chinos que compran fruta son un segmento de mayor poder adquisitivo, cerca de 300 millones de consumidores que ven la cereza importada desde Chile como un producto seguro, inocuo en lo sanitario y además de lujo, que delatan un mayor estándar de vida de las personas que las compran, y por tanto aquello siempre será una ventaja para nosotros”.

 

Los huertos de cerezos en Chile han ido creciendo, muchos de ellos aún no entran en producción. ¿Aún existe una oportunidad para aquellos que quieren ahora arriesgarse con este frutal? ¿Es probable que se genere una sobreoferta?

“Es cierto que muchas plantaciones de cerezo aun no entran en producción, pero como señalaba, el mercado chino es gigantesco, y pese a nuestro aumento en los envíos que en la temporada pasada se duplicaron, ahora solo estamos cubriendo una parte de ese destino, por lo que creemos que los productores que se integren a las exportaciones de cerezas de aquí a un tiempo, seguirán encontrando grandes oportunidades, más aun si el país sigue invirtiendo en promoción de la fruta chilena en las ciudades interiores en las provincias chinas, donde están desarrollando complejos urbanos de millones de personas, con millones de potenciales consumidores”.

¿Qué debe considerar un productor a la hora de tomar la decisión de producir cerezas de exportación?

“Las oportunidades de crecimiento en el mercado chino, la inversión en costos considerando la instalación de techos, la elección de variedades de cereza y portainjertos adecuados para las condiciones climáticas del sur de Chile, aplicar de forma rigurosa los pasos para alcanzar fruta de calibre y calidad atractivos y por supuesto, el financiamiento para la plantación y reconversión de cerezas.

“Sobre este punto, quiero decirles a los agricultores que hemos propuesto al gobierno y a los ministerios la estructuración de una Ley de Fomento a la Reconversión frutícola. Con esta medida que consideramos urgente, buscamos que el financiamiento a la renovación de plantaciones sea una política de Estado, por medio de una ley que rescate el espíritu práctico y de fomento a un sector como el DL701, y que defina el diseño de créditos que tengan tasas y plazos de pago acordes a los procesos productivos del campo”.

Próximos Eventos


Red de Colaboradores