Martes 24 de Abril de 2018

Paros del sector público: torpedeando la imagen de Chile como exportador confiable

Noviembre 26, 2008

Indignación. Ese era el sentimiento que expresaban los mensajes de correo electrónico que nos enviaron durante la semana pasada los productores y exportadores frutícolas. Molestia y desconfianza era también lo que transmitían los importadores que hablaron con nosotros. Todos ellos no podían creer que nuevamente, y al igual que lo sucedido con los puertos, las diferencias entre el gobierno y los funcionarios públicos hubiera derivado en un paro que hacía imposible toda exportación de frutas durante días.

En otro sector productivo esta situación podría ser sólo una leve molestia, sin embargo no es el caso de la fruticultura. Las principales frutas que exportamos en este momento son arándanos, cerezas, duraznos, nectarines y ciruelas, productos altamente perecibles que requieren una rápida logística. Peor aún los primores se cosechan con un grado de maduración mayor a lo normal, por lo que el tiempo de duración de la fruta en post-cosecha es aún menor.

Es entendible entonces la desesperación de muchos productores que, debido a la paralización de los servicios del Servicio Agrícola y Ganadero y el Servicio Nacional de Aduanas, faltan a sus compromisos con los compradores extranjeros, perdiendo a esos clientes, y terminan canalizando esa fruta al mercado nacional, donde se vende a una quinceava parte del precio que se obtiene en EEUU o Europa.

Esto básicamente porque cada día de atraso significa que se pierda el cupo en el barco o vuelo en el que se esperaba enviar la fruta, lo que hace imposible exportar esos volúmenes. En este sentido, nosotros estimamos que las pérdidas diarias para el sector frutícola durante el paro fueron de US$5 millones diarios.

El gran problema es que estos servicios públicos son monopólicos. No existen alternativas para exportar, aun cuando se esté dispuesto a pagar una mayor tarifa. Por lo tanto, ante cualquier movilización somos inmediatamente afectados. Peor aún, nuestras pérdidas son utilizadas como elementos de presión ante el gobierno, lo que consideramos que es una irresponsabilidad.

Es por ello que durante la semana pasada llamamos al gobierno y a los funcionarios fiscales a poner freno a esta situación que se produce año a año, y les pedimos que en el futuro eviten llegar a este punto. Los acuerdos se deben alcanzar con dialogo.

Creemos también, que en este tipo de paralizaciones, los servicios públicos, en vez de detener todas sus actividades, debieran facilitar el paso de aquellos productos que, por su perecibilidad, requieren prioridad.

De otra forma, ¿cómo esperamos defender nuestra imagen de proveedor y país confiable? Más aún, ¿cómo esperamos promover el concepto de Chile Potencia Alimentaria?

Próximos Eventos