Miércoles 17 de Julio de 2019

Motores de frigoríficos e infraestructura de riego podrían verse afectados por baja de voltaje

Febrero 28, 2008

Finalmente el gobierno hizo efectivo su anuncio. El martes, mediante un decreto, ordenó la baja de tensión en el suministro de energía eléctrica. En el documento se indica que las compañías eléctricas podrán reducir en hasta un 10% el voltaje, que normalmente es de 220 kv. Esta baja puede ser aún mayor para zonas rurales, llegando hasta un 12,5%.

Las autoridades han reafirmado una y otra vez que la medida no afectará a los hogares ni a las empresas. Pero, ¿qué sucederá con los motores utilizados en el sector frutícola? Los expertos no entregan buenos pronósticos. Según ellos, los motores de frigoríficos, pozos profundos y bombas de riego incluso podrían llegar a quemarse.

Juan Carlos Gallardo, gestor de negocios en gestión energética de la empresa de consultorías energéticas CAM, señala que los compresores de los frigoríficos podrían ser una de las víctimas de esta medida. “El bajo voltaje en un período de tiempo constante, puede causar que el motor trabaje forzado o que se detenga y cause sobrecalentamiento. Esto hará que se deteriore o se queme”, señala.

Soluciones existen. Se trata de generadores de energía y reguladores de voltaje. Ambas alternativas implican grandes gastos. Además, el uso de reguladores, requiere asesoría. Por lo mismo, como explica Gallardo, depende de cada caso si realmente vale la pena utilizarlas.

Más drástico es Pío Sotomayor, dueño de Sondajes San Pedro, empresa dedicada a la construcción de pozos de agua: “Va a quedar la escoba, la quemadera de motores. Porque los motores de 220 voltios tienen una tolerancia de más menos 10%. Pero, ¿quién dijo que entregaban los 220 kv? Hace mucho tiempo que los voltajes andan por cualquier parte. Entonces la baja de voltaje no va a ser de un 10%, sino que de casi un 20%. Esto es un absurdo, no resiste un análisis profesional”.

Esta situación se repite para el caso de las bombas de superficie. Camilo Díaz, asesor en equipos de riego agrícola, señala: “todo equipo eléctrico que es magnético tiende a mantenerse en la potencia de funcionamiento. Si el voltaje baja, la corriente sube. Y al subir la intensidad, la temperatura de operación es mayor a lo normal, con lo que los equipos tienden a calentarse y a tener un menor rendimiento”. ¿Se pueden llegar a quemar? “Puede. Cuando el voltaje es muy bajo se calientan más de la cuenta y los protectores térmicos no responden”, afirma.

Por si fuera poco, como explica Díaz, el uso de energía y el gasto va a aumentar. “Se va a consumir más intensidad de corriente, que es lo que marcan los medidores”, dice.

Lamentablemente, soluciones asequibles y eficientes para evitar dañar los motores de los pozos y de equipos de riego no hay. Como explica Sotomayor operar un generador es demasiado caro y el uso de un regulador de voltaje –sin asesoría- es peligroso.

Más información en:


Resolución Exenta Nº280 de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC).

Próximos Eventos

1542240000 / 1563376851
1544659200 / 1563376851
1556150400 / 1563376851
1560297600 / 1563376851
1561507200 / 1563376851
1562112000 / 1563376851
1562716800 / 1563376851
1564617600 / 1563376851
1566345600 / 1563376851
1569888000 / 1563376851