Martes 18 de Febrero de 2020

Llaman a trabajar en forma coordinada entre productores y exportadores para enfrentar la PSA

Octubre 23, 2012

Como un tema complejo y que reviste la más profunda preocupación para la industria frutícola, principalmente relativo a la producción y exportación de kiwi, calificaron los máximos representantes de los productores y exportadores de fruta de Chile, la confirmación de 30 casos positivos de la bacteria PSA (Pseudomonas Syringae pv. Actinidiae) en la provincia de Linares en la Región del Maule, donde se encuentra casi el 45% de las plantaciones de esta especie.

Ronald Bown, presidente de Asoex, infirmó que se trata de una plaga “que ha llegado al país de forma leve hace algunos años atrás, pero que hoy hemos visto con profunda preocupación como ha comenzado a generar de una manera prácticamente exponencial su presencia, especialmente, en la zona de Linares, donde ahora tenemos cerca de 40 focos, de 6 ó 7 que aparecieron inicialmente”.

Lo anterior, para el dirigente gremial representa “una situación de extrema gravedad, ya que si uno lo analiza y proyecta en términos de lo que ha sucedido en otros países (citó a Italia y Nueva Zelanda) más del 50% de los huertos han debido ser arrancados en un plazo bastante corto y no se descarta que esta cifra llegue al 100%”, cifrando en términos de costos lo que ha significado esta situación en “más de US$ 400 millones, en el caso de Nueva Zelanda, e Italia, con cifras mucho superiores”, explicó Bown.

En la misma línea, el vicepresidente de FEDEFRUTA, Juan Carolus Brown, adhirió a esta preocupación, toda vez que “refleja la gravedad que tiene no sólo para los productores de kiwi, sino para la economía frutícola chilena. Si bien hoy los focos están localizados en la Región del Maule, eso no quita que se pueda expandir a otras zonas más al norte, donde también tenemos muchas hectáreas con esta especie”, indicó.

De igual modo, comentó que “el esfuerzo que se está haciendo es bastante considerable en combatir una bacteria que se refleja en la planta una o dos temporadas después de ser infectada, por lo tanto, la magnitud es difícil cuantificarla con exactitud”. Sin embargo, agregó que “los daños que se han producido en Nueva Zelanda e Italia nos dejan bastante preocupados. Creemos que el sector privado tiene un rol muy importante, pero también la acción de las autoridades, que nos permita controlar, asilar y no tomar medidas tan drásticas como se adoptaron en los países mencionados”.

A su turno, el gerente del Comité del Kiwi, Carlos Cruzat, aseguró que a diferencia de los países atacados por la PSA, Chile tiene una oportunidad de reaccionar antes frente a la enfermedad. “Nosotros partimos más tarde con la PSA y por lo tanto, no debemos desperdiciar la opción de atacar y prevenir muy temprano la enfermedad entre los productores, exportadores y el gobierno. Hasta el momento no existen barreras de control que realmente detenga la enfermedad, por ende, al estar presente nosotros debemos saber convivir con ella y saber prepararnos”, indicó Cruzat.

Vale destacar que la industria del kiwi chileno factura anualmente unos US$ 200 millones, tiene más 12.000 hectáreas plantadas y en ellas se han invertido cerca de US$ 1.000 millones tanto en infraestructura predial como en industrialización y logística. Además, destina US$ 50 millones en mano de obra.

En este punto, el gerente de FEDEFRUTA, Juan Carlos Sepúlveda, advirtió que “ya están en riesgo unos US$ 400 millones sólo en inversión, considerando que existen sobre 12.000 há y cada hectárea cuesta unos US$ 30.000”, señalándose que en condición bajo riesgo, ya hay contabilizadas unas 800 hectáreas.

En cuanto a la prevención y contención de la plaga, Cruzat señaló que “pasa por realizar un monitoreo permanente de síntomas y por la implementación de una buena profilaxis considerando la desinfección de herramientas y maquinaria, el lavado de manos de los trabajadores, de sus zapatos y ropa, la desinfección de los vehículos que entran a los predios, lo que se debe complementar con un programa fitosanitario”.

Con todo, los representantes de la industria instaron a los productores y exportadores a trabajar en conjunto a objeto de poder superar esta situación de la mejor manera posible y así evitar las consecuencias que la PSA puede generar, no sólo para los productores y exportadores, sino también en la zona del Maule, donde hay una importante generación de empleo, lo cual es un elemento relevante al momento de las medidas que se puedan adoptar.

Medidas de contención

1) Excluir, es decir, formar una barrera fitosanitaria para que no se siga extendiendo
2) Contener la plaga en esta zona restringida
3) Erradicar, aunque es muy difícil, lo ideal sería poder hacerlo
4) Convivir. Si no es posible erradicarla, en última instancia sería convivir con la plaga y mantenerla controlada.

Próximos Eventos

1560297600 / 1581996996
1561507200 / 1581996996
1562112000 / 1581996996
1562716800 / 1581996996
1564617600 / 1581996996
1565136000 / 1581996996
1565222400 / 1581996996
1566345600 / 1581996996
1569888000 / 1581996996
1602028800 / 1581996996