Viernes 19 de Octubre de 2018

La innovadora técnica australiana espera combatir las plagas de mosca de la fruta

Abril 20, 2018

Los científicos esperan saber, ya en la próxima temporada, si la nueva técnica del insecto estéril de Australia (SIT) es un arma eficaz para controlar las plagas de moscas de la fruta

Millones de moscas de la fruta estériles fueron liberadas en el sur de Australia en un intento de detener la reproducción de las moscas silvestres y, finalmente, reducir el número de la mosca de la fruta de Queensland, originarias de Australia.

Como parte del plan para controlar la plaga, Hort Innovation se asoció con otras partes interesadas, incluidos los gobiernos estatales y los institutos de investigación. Después de establecerse una colaboración internacional, se decidió construir una instalación capaz de producir 50 millones de machos estériles a la semana, que se ubicó en Port Augusta.

“SIT es una técnica que destruye la población de moscas de la fruta cuando hay una plaga, llenándola de insectos estériles”, dijo el director general de Hort Innovation, John Lloyd. “Hay muy pocas hembras silvestres disponibles y se mezclan con las moscas estériles para menguar la población”.

Lloyd dice que esta investigación ha generado un gran interés en todo el sector, ya que ha habido una serie de plagas en zonas de producción hortícola que nunca las habían sufrido con anterioridad.

“Ha habido algunos brotes en el sur de Australia, y también en Tasmania, motivo de preocupación porque Tasmania siempre se ha considerado libre de moscas de la fruta. Los grandes avances que hemos alcanzado han sido gracias a la investigación independiente que hemos realizado en torno a la alimentación”.

El lanzamiento de insectos sólo se ha realizado en Australia del Sur, y se están llevando a cabo discusiones con el gobierno de Tasmania sobre el uso de la técnica del insecto estéril.

“En el caso de Australia del Sur, se han lanzado los insectos estériles y no creo que aparezcan más hasta la próxima temporada, porque hay que esperar y comprobar si las moscas han sobrevivido a los tratamientos tradicionales y los estériles durante el invierno, y ver si vuelven a aparecer”.

Lloyd agrega que esta nueva técnica podría suponer un gran cambio para el sector hortícola, pues la mosca de la fruta es una de las mayores barreras para el comercio. La mosca de la fruta no sólo causa pérdidas, sino que la fruta no infectada cultivada en la zona no se puede exportar debido a los riesgos.

Australia tiene muchas nuevas oportunidades de exportación, pero en la mayoría de los casos se deben cumplir los protocolos, y Hort Innovation dice que puede resultar caro para los agricultores y productores.

“Además de los aranceles, la mosca de la fruta es la barrera número uno para el comercio y, a un alto coste, nos aseguramos de mantenernos libres de estos insectos. Estamos muy bien posicionados a nivel mundial, con 400-500 vuelos de carga aérea saliendo de las capitales australianas cada semana hacia Asia, capaces de ofrecer productos frescos de un día para otro a las tiendas. Hay muchas oportunidades, y aunque hay otras plagas de las que preocuparse, la mosca de la fruta es la más grande”, expresó Lloyd.

Aunque las cifras de moscas estériles aún no llegan a los 50 millones, Hort Innovation dice que todavía hay superficies que necesitan un mayor desarrollo. Aún están trabajando en desarrollar una cepa exclusivamente masculina, ya que la versión actual que incluye a las hembras esterilizadas es menos eficiente. Lloyd cuenta que los productores están comentando que se sienten aliviados de ver la luz al final del túnel.

“Si podemos llevar a cabo esta técnica correctamente, produciendo únicamente machos, entonces tendremos una herramienta muy poderosa. No sólo para defender las superficies que actualmente están libres de la mosca de la fruta, sino también para eliminar la mosca de la fruta de las superficies infestadas. Pero aún es pronto”.

También se están elaborando planes para introducir el gen autolimitante femenino en la mosca mediterránea de la fruta, que ha afectado zonas de Australia Occidental.

“Nos encontramos al comienzo de un largo viaje, y desde una perspectiva tecnológica, estamos consiguiendo algunos desarrollos muy interesantes”, concluye Lloyd.

Fuente: Fresh Plaza

Próximos Eventos