Sábado 22 de Septiempre de 2018

La crisis en el sector frutícola: Se reducirá oferta de frutas menos rentables

Octubre 27, 2008

Nació de una falsa utilidad que a poco andar quedó en evidencia. Esa es la actual crisis financiera mundial, una de las peores de la historia, que ahora amenaza con generar diversos efectos negativos en las economías mundial y nacional. ¿Con qué fuerza nos atacará? Eso aún está por verse.

Y es que esa es la principal característica de toda crisis económica: la incertidumbre. En el sector frutícola una de las primeras preocupaciones de los productores fue: ¿y qué sucederá con los mercados? La respuesta es una incógnita. Sin embargo, uno puede determinar que habrá dos grandes tendencias de cuya intensidad dependerá el resultado final.

Por un lado, está la disposición de los consumidores a gastar menos, basada en su percepción o previsión de la merma futura en sus ingresos. Esta percepción, y eso es lo más preocupante, puede derivar en una sobrerreacción, que desencadenaría una caída en la demanda internacional de nuestros productos.

Por otro lado, y producto de la primera tendencia, los consumidores reducirán lo que antes les parecía más cómodo: comer en restaurantes y locales de comida preparada. La gran opción será la de alimentarse con productos preparados en casa. Los que, al ser menos elaborados que los de restaurantes, tienen un menor costo y una mayor proporción de frutas frescas, lo que incrementaría la demanda por nuestros productos.
Claro, en cuanto a esta última tendencia uno podría decir, “sí, pero dentro de todos los alimentos la fruta es la menos ‘necesaria’, es el postre”. Mi respuesta es: depende de la percepción. A nuestro favor, sin embargo, juega la tendencia actual por priorizar la alimentación sana, en la que las frutas frescas juegan un papel fundamental.

Eso es en cuanto al consumo. Pero ¿qué pasará en el negocio propiamente tal? Esa es otra pregunta que atemoriza a los productores frutícolas.

Lo más evidente es que deberemos realizar un ajuste de cinturón, tal como lo demuestran las recientes dificultades para obtener créditos (que esperamos, sean resueltas en parte con las nuevas medidas del gobierno), el que dependerá en su intensidad de la profundidad de la crisis.

Como es sabido, ante la incertidumbre aumenta el riesgo, y, a mayor riego el inversionista espera una mayor utilidad, pero en este caso no ha habido un aumento en el beneficio, lo que ha llevado a algunos productores a salir del negocio, situación que seguirá en el futuro. Por lo mismo, veremos reducirse la oferta de todas aquellas producciones de baja rentabilidad, como duraznos, nectarines y uva de mesa variedad
Thompson.

Recomendaciones ante esta crisis no hay muchas. Las mejores son evitar el endeudamiento y el alto riesgo. Lamentablemente, esto significará postergar muchas iniciativas e inversiones necesarias en el sector.

Por otro lado, existen buenas alternativas para ocupar la tierra. Los cultivos tradicionales, que tienen bajos requerimiento de capital y un precio final relativamente seguro, son una opción interesante para aquellos que no desean endeudarse, en espera de una realidad mejor.

En todo caso, lo más importante es mantenerse informado, no sobrerreaccionar, pero tampoco quedarse estático, sin adecuarse a la nueva realidad. Pensar en forma positiva evita la sobrerreacción y adaptarse obliga a ser creativo y observador para entregar soluciones útiles a los consumidores.

Próximos Eventos

1527724800 / 1537666600
1532563200 / 1537666600
1533772800 / 1537666600
1534809600 / 1537666600
1538524800 / 1537666600