Jueves 20 de Junio de 2019

La cautela de Fedefruta frente al actual panorama de los carozos

Enero 16, 2019

Entre los incrementos en los volúmenes de exportación, entregados por ODEPA a través de su última Balanza Comercial de diciembre de 2018, destacaron algunos carozos aparte de las cerezas.

De esta forma, se entrega un alza del 29,3% en los envíos de ciruela, pasando de 97 mil toneladas el 2017, a 120 mil el 2018, mostrando números similares al 2016, cuando se registraron 115 mil. Ahora, lo novedoso fue que un tercio de las exportaciones de esta especie se dirigió a China, una cifra récord equivalente a casi 40 mil toneladas.

Para los nectarines, en tanto, se vio un aumento de un 10,4% (de 59 mil a 65 mil toneladas), en un año impulsado por los envíos a China tras el protocolo de ingreso firmado a fines de 2016. Esto, porque si el 2017 se enviaron 7.600 toneladas de nectarín al Gigante Asiático, el 2018 se exportaron más de 16.500, de acuerdo a datos del Boletín Frutícola de Odepa.

Mientras, en los duraznos, el aumento de 24 mil a 31 mil toneladas trajo consigo un alza del 30,1% en las exportaciones. Dicha alza, no obstante, sigue siendo de casi mil toneladas menos que el 2016, año en que se exportaron 32 mil.

¿Cómo pondera el gremio el actual momento de los carozos chilenos?

En cuanto a los retornos FOB, el director de Fedefruta Cristián Allendes señaló a Revista del Campo que “en los carozos hemos visto precios decentes, pero no para salir a plantar. De hecho, nosotros estamos reemplazando superficie de variedades antiguas por otras nuevas, más que creciendo”.

El dirigente y empresario frutícola manifestó que el resultado en los precios puede ser muy distinto, a causa de la “dispersión importante en la calidad de la oferta de los carozos”. Y agregó que la industria de este tipo de fruta es “un buen rubro solo si se logra la fruta correcta en el campo, se la procesa en forma óptima y se coloca en un mercado específico”.

Por su parte, el presidente de Fedefruta Jorge Valenzuela, concuerda en relación a poner paños fríos al actual momento de los carozos. Cree que todavía hay un trabajo importante que realizar en cuanto a la mejora de la oferta chilena. La masificación de nuevas variedades, con mejor calidad y poscosecha son tareas necesarias.

Sin embargo, tiene claro que con tener un mejor producto no basta. Como categoría, los carozos han perdido espacio en la preferencia de los consumidores tradicionales de Chile. En el caso de China, es necesario partir con el pie derecho y lograr una buena conexión con los clientes finales.

“Es necesario invertir en márketing. Todavía no sabemos cuál es la real demanda china por los nectarines o las ciruelas. Necesitamos que se asocien con la idea de alta calidad y con Chile”, afirma el dirigente.

El reportaje completo de Revista del Campo se puede revisar en este link.

Próximos Eventos