Domingo 27 de Mayo de 2018

Juan Rogers, experto en Políticas Públicas de Universidad de Georgia en Seminario CET: “Deben bregar por la continuidad y sustentabilidad del centro”

Noviembre 27, 2017

El académico, que ha trabajado desde hace 12 años en políticas públicas ligadas a la transferencia tecnológica en Chile, valoró el importante trabajo realizado por el CET Agroindustrial en el Seminario de Valorización Territorial, en Quinta de Tilcoco.

Juan Rogers, experto y profesor titular de Políticas Públicas del Instituto de Políticas Públicas de la Universidad de Georgia, conoce a Chile perfectamente. Desde hace 12 años ha trabajado tanto con entidades gubernamentales como con empresas privadas o academias para mejorar la transferencia tecnológica que se realiza en el país.

Y fue precisamente esa experiencia la que lo trajo al Seminario de Valorización Territorial, organizado por el Centro de Extensionismo Tecnológico Agroindustrial en la comuna de Quinta de Tilcoco, Región de O’Higgins.

Aquí pudo compartir con productores agrícolas, trabajadores agroindustriales, agencias y representantes del Estado, los conocimientos que ha adquirido en su trabajo en el Centro que tiene la Universidad de Georgia en esa región de Estados Unidos, y que ya lleva funcionando más de 50 años, apoyando a más de 500 empresas anualmente y con más de 50 extensionistas.

¿Cuál es la importancia del sector agropecuario en los países de Latinoamérica?

La agroindustria tiene importancia para cualquier país, tanto para países desarrollados, como para países en desarrollo. Tiene mucho impacto en la economía de países de América Latina, y también ocupa mucha gente, muchos empleos están en juego. A diferencia de lo que ocurre con este sector en países desarrollados, donde hay bastantes subsidios para mantener el sector en funcionamiento, en las naciones en desarrollo esto no ocurre.

Tienen una tremenda importancia. Es interesante que a veces la percepción no se ajusta la realidad, en el caso de la región de O’Higgins, hay una percepción de que es una región minera, sin embargo el sector agropecuario es más grande que el sector minero.

¿Cómo está integrada la tecnología e innovación en el sector agrícola?

Las necesidades de estar al día y mejorar siempre, es absolutamente crucial, porque uno no puede insertarse en el mercado internacional si no está haciendo las cosas bien. Hay muchos aspectos en esta industria que tienen que ver con las condiciones mínimas en calidad y salud, que tienen que ver con la comercialización de alimentos. Por tanto, hay prácticas tradicionales que ya no se ajustan a estos requerimientos de inocuidad. Aquí son necesarias soluciones nuevas y modernas para llevar al sector a un punto óptimo y moderno de funcionamiento: seguridad, salubridad, sustentabilidad, son todas áreas que tienen muchísima importancia.

¿Qué papel juegan los Centros de Extensionismo?

La gran mayoría de las empresas que trabajan en este sector son pequeñas y medianas empresas, productores y también agroindustriales. Las características de éstas son tales que tienen algunas desventajas estructurales: recursos humanos abocados a la producción y trabajo diario de la empresas, por lo que no hay capacidad para hacer análisis; empresas con capacidad analítica deficiente por su tamaño, no por incompetencia, por lo que sufren de cuestiones crónicas, como no conocer la competencia, no estar al tanto de oportunidades que podrían aprovechar, y una lista de condiciones que hacen que las pymes tengan necesidades de mejoras que muy a menudo no pueden resolver por sí mismas.

Muchas veces para las pymes es difícil buscar ayuda, entonces desconfían de asesores y no saben cuánto pagarles, pues no saben si recuperarán inversión en asesoramiento, entonces ahí hay un problema de falla de mercado que no se soluciona. Esto demanda intervención del Estado, en este sentido los Centros de Extensionismo son el instrumento adecuado para esa función. Estos centros se constituyen para ofrecer asesoramiento bien enfocado a las necesidades de la región y tienen una manera de asesorar en términos de precio, que van desde cero para hacer diagnóstico y va acrecentándose medida que se va valorizando el servicio.

Su rol crucial son justamente los extensionistas, las personas que se relacionan directamente con los trabajadores y gerentes de empresas, pasan tiempo con ellos, evalúan y asesoran y luego diseñan proyectos de mejoras, bien enfocados y a medida de las necesidades de cada empresa, y esa es la gente que cara a cara se gana la confianza.

¿Cuál es su experiencia que mostró en el seminario?

En la universidad de Georgia tienen un Centro con más de 50 años de antigüedad, que asesora a empresas de nuestro estado. Nuestro estado es menos desarrollado que otros estados, y tenemos desafíos que tienen muchos de los países de América Latina: pymes vulnerables al comercio internacional, ciudad grande que absorbe muchos de los recursos, sectores rurales, etc. Nuestra universidad tomo el desafío y encontró que debía ofrecer algo a la comunidad para ayudar a las empresas a mejorar sus procesos y tecnologías. Esta vinculación prosperó y se expandió a tal punto que tiene delegaciones en todas las regiones del estado y cerca de 50 extensionistas, atiende a 500-600 empresas por año, y ha diversificado también los servicios.

Esa experiencia hemos transmitido aquí en Chile, esa manera de hacer las cosas. Pero requiere que se haga de una forma bien ajustada a las necesidades.

¿Qué impresión le dejo el sector agroindustrial de Chile y qué futuro le ve?

El futuro de la agroindustria es clave para la economía de Chile, las cosas pueden ir bien o mal pero el sector agroindustrial va a tener un papel crucial y seguir mejorando, y ha mejorado mucho, aún quedan oportunidades de mejorar. Los productores que estaban en el Seminario estaban muy entusiasmados, pues ya han comprobado el valor que tiene el Centro de Extensionismo, la calidad de los servicios y cómo potencia su capacidad de productividad  y competitividad.

En esa reunión, intenté comunicar que lo que tienen que tomar como responsabilidad, a raíz de beneficios que ya saben que pueden recibir, es bregar por la continuidad y sustentabilidad del Centro. Llevamos un año y ya estamos celebrando los éxitos del Centro, imagínense lo que puede pasar en 5 años, con más extensionistas y más empresas atendidas. Pero no va a ocurrir si simplemente se limita a que este proyecto se ejecute en 3 años y termine, como es en principio el proyecto. Para ello hace falta que hayan más jugadores que estén vinculados con el esfuerzo, y generar situaciones de ganar ganar, que otros socios se sumen, para tener múltiples fuentes de recursos y que todos se beneficien. Hay que ver las posibilidades de apalancar estas iniciativas y sumarse. Por ese lado estarían las posibilidades de potencial, de convertirlo en un centro que persista en el tiempo y que sea un esfuerzo sustentable.

Próximos Eventos