Domingo 20 de Septiempre de 2020

INIA entrega recomendaciones para enfrentar heladas

Junio 28, 2011

La adopción de medidas permitiría mitigar los efectos negativos en especies más sensibles tales como paltos, cítricos y algunas hortalizas, ante un eventual ingreso de masa de aire frío para la zona central como está pronosticado por la DMC.

Es por ello que recomienda a los agricultores monitorear en forma diaria las temperaturas mínimas que se registran al atardecer, empleando estaciones meteorológicas disponibles en cada campo o las estaciones de la red www.agroclima.cl. Cuando las temperaturas a la hora de la puesta del sol se aproximan a 1 ó 2 ºC, es muy posible que el enfriamiento normal que ocurre durante la noche provoque una helada cerca del amanecer.

El monitoreo diario de este ciclo permite ajustar la metodología en cada caso y tener un sistema de alarma temprana, para saber si conviene activar alguna estrategia de emisión de calor mediante combustión, para movimiento del aire mediante hélices, o bien para poner barreras térmicas tales como el uso del agua, que al mantener mojadas las hojas permite la formación de una capa de hielo que evita que la temperatura baje de 0 ºC al interior de las hojas, en este caso basta la formación de una delgada capa de hielo y no es recomendable la aplicación de grandes volúmenes de agua que pueden causar que se quiebren las ramas cargadas con fruta.

En el mediano plazo se debe insistir en la mantención de plantas con un buen manejo agronómico y en el largo plazo se requiere investigar qué manejos agronómicos, que alternativas productivas y que genes pueden estar asociados a una mayor tolerancia al estrés por frío.
Las recomendaciones para un huerto de palto que ha sido dañado por helada son adecuar el riego a los nuevos requerimientos hídricos. Para que la planta pueda recuperarse hay que reducir la cantidad de agua aplicada y la frecuencia de riego hasta que se recupere el volumen foliar perdido.

Es muy importante realizar un manejo de los árboles pos-helada cuando presenta un daño intermedio a severo. Los brotes y maderas dañados deben eliminarse del árbol de una manera cuidadosa. Es por ello que se sugiere esperar a la primavera para que los árboles manifiesten la brotación y así identificar aquella madera que no está dañada y eliminar la que presenta.
Luego de la poda y considerando que uno de los efectos de la helada es la caída severa de hojas, el tronco y brotes quedan expuestos a la quemadura del sol. Para protegerlos se sugiere pintarlos con una lechada de cal o con pintura látex de color blanco.
El momento más oportuno para recuperar los árboles es cuando haya disminuido el riesgo de helada y la brotación haya comenzado.
Para las heladas tardías en primavera en parronales en uva de mesa también se recomienda implementar un sistema de protección usando la  aplicación de agua, que al formar hielo evita el congelamiento bajo la superficie de las hojas. La aplicación del agua se puede hacer usando sistemas de aspersión de agua en altura o con nebulinizadores, y se requiere una moderada cantidad de agua para lograr la formación de una capa de hielo que evita que la temperatura baje de 0 °C al interior de las yemas, sin exagerar con grandes volúmenes de agua que forman bloques de hielo que difícilmente se derriten en la mañana y que pueden quebrar los sarmientos.
Por lo que se recomienda probar esta práctica durante el invierno, antes de la brotación de las parras, en algún sector con riesgo de heladas, para ajustar los volúmenes de agua y chequear los resultados específicos en cada campo.
Otra recomendación es implementar estrategias de respuesta frente a las heladas tales como el aumento de la temperatura mediante combustión. Plantar parronales en laderas, donde las heladas escurren hacia sectores bajos; en sectores planos usar variedades que brotan más tardíamente. Realizar podas tardías para retardar la brotación y disminuir los riesgos de quedar expuestos a heladas. Podar dejando cargadores largos para que el daño de heladas se concentre en las yemas que brotan hacia la punta de las ramas y posibilitar la brotación de yemas principales ubicadas más cerca de la madera antigua.

Para la prevención y mitigación del daño de sequía en palto se recomienda:

-El uso de mallas reflectantes para disminuir la temperatura de las hojas y para disminuir daños por golpe de sol.
-El uso de acolchado o mulch, el cual puede ser orgánico (paja, papel, compost) o plástico, para disminuir la pérdida de agua por evaporación.
-Uso de Riego Deficitario Controlado (RDC) aún cuando existe poca información de este manejo en paltos, es posible que sea de utilidad en los meses de febrero y abril.
-Manejo de poda para reducir la demanda hídrica de los paltos que mantienen carga frutal. Es recomendable realizar poda en paltos que tienen brotes de poco vigor o que han sido dañados por heladas, mediante cortes en los troncos principales, y al año siguiente se necesita hacer poda en los brotes vigorosos que emergen en respuesta a esta poda severa, cortando el brote principal justo sobre un brote lateral, y sin dejar un grupo de yemas sobre el corte que puedan desarrollar un nuevo brote principal en reemplazo del que se cortó. En paltos sin carga frutal es posible dar pocos riegos de mantención, permitir que caigan las hojas y podar a fines de verano removiendo los brotes quemados por el sol. 

Para la prevención y mitigación del daño plagas del tomate en condiciones de déficit hídrico se recomienda:
-Establecer programas de monitoreo de la aparición de las plagas, tales como la mosquita blanca (Trialeurodes vaporariorum) y la polilla del tomate (Tuta absoluta), entre otras.
El monitoreo de las plagas en tomate consiste en la detección de la presencia, densidad y seguimiento en el cultivo, optimizando las labores de manejo y su eventual control integrado. Específicamente en el manejo de la polilla del tomate, se recomienda el uso de trampas de feromonas, las cuales capturan machos de la polilla.
-Para mantener la aplicación de un control integrado de plagas tales como polilla del tomate y mosquita blanca de los invernaderos, se recomienda estimar su desarrollo empleando los modelos de simulación de plagas ubicados en el sitio internet de INIA abajo indicados.

 -Para optimizar la apertura y cierre de los invernaderos y adecuar el manejo agronómico a las condiciones meteorológica se recomienda mantener registros de las etapas de desarrollo fenológico del cultivo y relacionarlos con datos de temperaturas máximas y mínimas, y de evapotranspiración. También se recomienda incluir un adecuado control de las malezas

Próximos Eventos

1597276800 / 1600608151
1597795200 / 1600608151
1598400000 / 1600608151
1598486400 / 1600608151
1599004800 / 1600608151
1599609600 / 1600608151
1600214400 / 1600608151
1603843200 / 1600608151
1603929600 / 1600608151
1605052800 / 1600608151

Red de Colaboradores