Lunes 27 de Mayo de 2019

Hortach: Tomates y hortalizas son cultivos más afectados por invierno altiplánico

Febrero 13, 2019

Nota publicada por El Mercurio

El inusual evento meteorológico de fuertes lluvias que afectó el fin de semana a las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta sigue en desarrollo. Mientras el Gobierno continúa su proceso de catastro de daños, algunos agricultores analizan cómo salir del paso en medio de esta emergencia.

El vicepresidente de la Asociación Gremial de Hortalizas de Chile (Hortach, ligada a Fedefruta), Cristián Muñoz, sostuvo que los agricultores más afectados de las regiones perjudicadas son aquellos que están establecidos en las cercanías de las quebradas, que fue donde más fuerte golpeó el agua. El dirigente puntualizó que los tres aspectos esenciales para revertir la situación de emergencia es el restablecimiento total de la energía eléctrica, la reposición completa del suministro de agua potable y la conectividad. “Los principales problemas estarán en los cultivos de tomate y en los de hortalizas de hoja”, como lechugas, manifestó.

El valle de Azapa -conocido en todo Chile por su producción de aceitunas- fue uno de los lugares damnificados por las lluvias. Ana Vizcarra, quien se dedica al cultivo de olivos y mangos en ese lugar, comentó que el martes no hubo una alerta oficial sobre la crecida del río San José y que en el lugar solo se enteraron por terceros durante la noche. “Las medidas de prevención no bastaron y desde los cerros corrió agua con limo (sedimento) y arena que arruinó nuestro sistema de riego. Desde ese momento y hasta hoy estamos aplicando desplazadores de sales, porque las sales afectan mucho a los cultivos. A consecuencia de esto se seca la planta”, explicó. La agricultora señaló también que las aceitunas se arrugan si no tienen suficiente agua y que los mangos sufren estrés a causa de los daños. “Se requiere tener un manejo integral cuando ocurren estas situaciones”, pidió.

El director del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), Carlos Recondo, señaló que la ayuda económica total que están disponiendo para las tres regiones es de $1.500 millones, además de la renegociación de los compromisos financieros de los usuarios de Indap. En cuanto al volumen de cultivos afectados, la autoridad, en una estimación preliminar, ahondó en que en Arica y Parinacota suman unas 20 hectáreas, Tarapacá otras 790 aproximadas, Antofagasta con un total de 30 hectáreas y 15 mil metros de canales afectados en Calama, San Pedro de Atacama y sus localidades.

El seremi de Agricultura de Tarapacá, Fernando Chiffelle, ahondó que en el valle de Quisma, comuna de Pica, hay cítricos que se inundaron y pozos afectados por el lodo. En Colchane, en tanto, hubo muerte de ganado, principalmente de llamas, corderos y cabras. La autoridad agregó que las comunas más perjudicadas fueron Camiña y Huara, ambas con cerca del 80% de su superficie agrícola afectada. Principalmente, esta zona produce tomates, hortalizas de hoja, cítricos, sandías, melones (en plena producción) y ajo. Chiffelle manifestó que están “desplegados en cada rincón de la región, previniendo riesgos a la vida humana, realizando un catastro de los sitios afectados, entregando forraje y mangas de riego y evaluando tareas de reconstrucción”.

Su par de la Región de Antofagasta, Gerardo Castro, expresó que la agricultura en ese sector está muy fragmentada y, gran parte de ella ligada al mundo indígena. Comentó que en los poblados de Alto El Loa y Atacama La Grande fueron perjudicados de manera importante por las lluvias, que dañaron las terrazas de cultivo, y el lodo, que afectó al ganado. La autoridad manifestó que se encuentran en proceso de catastro, apoyado por una herramienta en línea y que hoy realizará un reconocimiento aéreo de la zona. Puntualizó que la uva de Toconao está relativamente protegida, pero apuntó que los principales daños están en los alfalfales, las hortalizas y el ganado.

Próximos Eventos