Martes 24 de Abril de 2018

Fuerte crecimiento en producción argentina de arándanos

Septiembre 11, 2007

La cosecha sudamericana de arándanos este 2007/2008 alcanzará las 41.800 toneladas. La oferta exportable será de 37.500 toneladas, liderada por Chile, con 30.800 toneladas. Argentina aportará otras 10.000 toneladas y Uruguay 500.

Los datos comparados muestran que Chile incrementará casi un 30 por ciento su disponibilidad exportable (27.000 ton vs. 21.000 ton), mientras que en Argentina la expansión será del 67 por ciento (10.000 ton vs. 6.000 ton).

En Argentina la superficie cultivada actual es de 3.300 hectáreas, aunque algunos técnicos referentes mencionan que la misma rondaría las 3.700. La principal área productiva es Entre Ríos con 2.500 hectáreas, siguiéndole en relevancia Buenos Aires y Tucumán, cada una con 400 hectáreas aproximadamente.

Chile contabiliza una superpie de 6.000 hectáreas, distribuidas de la siguiente manera por regiones: IV con 150 hectáreas; V y Metropolitana con 200 hectáreas; VI con 300 hectáreas; VII con 950 hectáreas; VIII con 2.400 hectáreas; IX y X con 1.000 hectáreas cada una.

Uruguay, en tanto, presenta una actividad incipiente, con unas 450 hectáreas cultivadas.

El crecimiento de la oferta exportable argentina se explica por las nuevas plantaciones, principalmente en Entre Ríos, donde el gobierno provincial incentivó la ampliación de la oferta productiva regional y existieron líneas de apoyo financiero a los productores a través del Consejo Federal de Inversiones.

Potencial sobreoferta

La mayor oferta implicará un riego en materia de precios, con una baja potencial en Estados Unidos y la consecuente caída en la rentabilidad de los productores. Un problema adicional para los argentinos podría encontrarse en la infraestructura de transporte, con escasez de bodegas en aviones.

Para Argentina, las ventas entre septiembre y octubre no reportan peligro comercial, por ser el único oferente en el mercado estadounidense, privilegiando la oferta de las Provincias de Tucumán en primer lugar, y luego parcialmente Entre Ríos, con sus cosechas de ese primer período. Sin embargo las ventas de noviembre en adelante compiten con la oferta chilena.

El mayor problema comercial para el arándano chileno, en tanto, reside en que la oferta argentina sea desordenada y, a pesar de su posición privilegiada entre septiembre y octubre, presione disminuyendo los valores de venta.

En Uruguay, donde la actividad es más incipiente, el volumen comercial permite ubicar nichos y minimizar efectos del mercado, lo que no significa que este absolutamente a salvo de la potencial sobreoferta.

Es oportuno remarcar que el 80 por ciento del arándano de Argentina se exporta por avión, mientras que el 80 por ciento de las ventas chilenas se envían por barco, lo que permite disminuir los costos de flete, y a pesar del menor valor de venta desde noviembre, conseguir una rentabilidad algo mejor a la del productor argentino, pues aquí también se suman los mayores costos medidos en dólares y el impacto de las retenciones.

Un tema que será relevante para Argentina en esta temporada con mayor volumen de exportación, es la decisión del Ministerio de Agricultura de Estados Unidos y del USDA-APHIS de proponer el tratamiento de frío para exportar a Estados Unidos como alternativa al tratamiento del bromuro de metilo que requieren actualmente los arándanos argentinos para entrar a ese mercado.

Próximos Eventos