Miércoles 12 de Diciembre de 2018

Exportaciones de almendras crecieron 10% en 2008

Enero 20, 2009

A noviembre de 2008 los envíos de almendras sumaron US$ 32 millones, anotando un incremento de 10% respecto del mismo período del año anterior. Estas cifras muestran la consolidación del comercio exterior que ha registrado este cultivo en los últimos años, donde Chile se posiciona como el principal exportador en América Latina, siendo sus mayores mercados de destino Venezuela, Argentina, Brasil, Italia y España.

Este desempeño es producto de las innovaciones que se han desarrollado en los últimos años y que se relacionan principalmente con la mejora en el manejo de variedades polinizantes e incorporación de riego tecnificado y fertirrigación (incorporar el fertilizante mediante el agua de riego).

Así lo destaca el estudio “Cadena de la almendra y su relación con la innovación”, realizado por el Departamento de Economía Agraria de la Universidad de Chile y financiado por el Ministerio de Agricultura, a través de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA).

El documento también releva el crecimiento que ha experimentado la superficie plantada. Entre los años 1997-2007 las plantaciones han crecido a una tasa anual de casi 3% en promedio, llegando actualmente a 7.700 hectáreas, de las cuales un 27% está en formación.

Las principales regiones productoras son la Metropolitana (3.291 hectáreas); O’Higgins (2.526); Valparaíso (865,8) y Coquimbo (786,1).

Por año se plantan entre 300 a 700 hectáreas, un 60% de ellas corresponde a plantaciones nuevas y el resto a reposición de plantaciones viejas. “Conforme a lo anterior es esperable un aumento en la producción de almendras en las temporadas venideras”, agrega.

A futuro, a nivel internacional se espera que los aumentos de consumo, impulsados por la preferencia por alimentos saludables, se vean cubiertos con una oferta que se ha proyectado en alza sostenida. Así se proyecta que, en el corto plazo, oferta y demanda seguirán equilibradas, de no mediar problemas meteorológicos.

En cuanto a tendencias, la apuesta de la industria internacional —dominada principalmente por Estados Unidos— es a crecer por la vía de agregar valor y de expandir mercados.

Características de la producción local

En Chile se cultiva mayoritariamente almendras dulces, de cáscara semidura de variedades californianas. El 47% de la superficie plantada es “Non Pareil”, seguida por “Carmel” y “Texel”.

En cuanto al mercado, se estima que un 50% de la producción se destina al mercado interno y el resto a exportación.

El estudio FIA-Universidad de Chile determinó que el 60% de los productores corresponde a empresas medianas. La mayor proporción de ellos (42,9%) cuenta con superficies que fluctúan entre las 6 y 25 hectáreas, con densidades de plantación del orden de las 400 plantas por hectáreas y con rendimientos promedios que van desde los 2000 a 3000 kilos por hectárea; sin embargo también hay agricultores con menos de 1.000 kilos por hectárea.

La Región Metropolitana concentra sus huertos en la provincia del Maipo; en Valparaíso en Quillota y Petorca y en la de O´Higgins las principales zonas productoras se localizan casi en su totalidad en la provincia de Cachapoal (Rengo, Requinoa, San Francisco de Mostazal y Codigua).

Fortalezas y desafíos

El documento detalla que las principales fortalezas de la cadena de la almendra están vinculadas con las condiciones de los recursos naturales disponibles (clima, agua, contra estación); de la mano de obra, costos de producción bajos y mejora tecnológica.

Las debilidades —detalla el estudio— se relacionan con aspectos de especialización y capacitación de la mano de obra; bajas relaciones de confianza y cooperación entre los actores de la cadena y escasa agregación de valor y rendimientos.

Las oportunidades están dadas por un mercado creciente; posibilidad de aumentar superficie y rendimiento de los huertos; posibles caídas de producción en países productores; y aumento de consumo interno.

Para consolidar las potencialidades de este cultivo, el análisis indica que es necesario profundizar las innovaciones que se han aplicado —y que se vinculan con temas de manejo de variedades e incorporación de riego tecnificado— a un nivel masivo.

Así, se indica que es necesario desvincular la ventaja competitiva de la cadena de la dependencia de los recursos naturales, a través de la inversión para desarrollo e implementación de tecnologías eficientes que permitan aumentar los rendimientos y, por consiguiente, los volúmenes de producción y la calidad.

“En una etapa levemente posterior, habría que enfocarse a un fuerte desarrollo de técnicas blandas, relaciones entre agentes, asociaciones de intereses comunes, comercialización, marketing genérico, gestión administrativa y comercial, entre otras”, concluye el documento.

Próximos Eventos

1527724800 / 1544618852
1532563200 / 1544618852
1533772800 / 1544618852
1534809600 / 1544618852
1538524800 / 1544618852
1540339200 / 1544618852
1540425600 / 1544618852
1542240000 / 1544618852
1544659200 / 1544618852
1569888000 / 1544618852