Viernes 7 de Agosto de 2020

Estudio de factibilidad para la “carretera del agua” arrojará primeros resultados a fin de año

Julio 25, 2012

“La conectividad hídrica puede ser negativa o positiva económicamente, eso dependerá de los estudios que estamos realizando y que esperamos finalizarlos en el más breve plazo. A fines de este año debiéramos tener los avances preliminares y con eso conocer el costo y la demanda asociada, y sí es que ella es suficiente para pagar el valor de la inversión”, aseguró Felipe Martin, Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego (CNR) del Ministerio de Agricultura al referirse a la construcción de una “carreta del agua”, la cual permitiría unir la zona sur y el norte del país a través de una tubería submarina que otorgaría una solución a los problemas de sequía que afectan a varias zonas de Chile.

Al respecto, la autoridad advirtió que “por qué tenemos un país conectado eléctricamente, con carreteras y no hidráulicamente. Por qué los países desarrollados, que son los ejemplos más claros en esta materia, invirtieron en un recurso estratégico como es el agua, conectándose de manera artificial a lo largo de su extensión. Esa realidad Chile no la tiene y debemos pensarla debido a la asimetría que tiene el país para poder administrar de buena manera los recursos y no perder en el mar el 84% del agua como es en el sur. En California existe traslado de agua por más de 5.000 km y acá en Chile más de 100 km es difícil, por lo tanto, tenemos que empezar a pensar como país desarrollado si queremos continuar en la senda de ser una potencia agroalimentaria”, completó Martin.

Hay que mencionar que si se llega a aprobar el proyecto, el agua transportada -según estimaciones- será entre 15 y 30 metros cúbicos por segundo y servirá no sólo para actividad agrícola, sino también para faenas mineras y consumo humano. El funcionamiento de la carretear hídrica estaría presupuestado para 10 años y el costo estimado es de US$ 2.500 millones.

El Secretario Ejecutivo de la CNR se refirió a este tema en el marco del X Ciclo de Encuentros Regionales de FEDEFRUTA, desarrollado en conjunto con ProChile este martes 24 de julio en la ciudad de Quillota, ocasión donde además la autoridad, defendió la puesta en marcha del proyecto de siembra de nubes, el que se desarrolla en cuatro regiones de nuestro país, desde Atacama hasta El Maule.

Según expresó “hasta el minuto, (la siembra de nubes) la podemos evaluar preliminarmente de forma bastante positiva. Hemos tenido resultados en aquellos sectores donde hemos podido aplicarlo con lluvia. Lamentablemente en este momento, no hemos tenido las nubes suficientes para continuar, pero sabemos que se aproximan dos frentes, así que esperamos buenas perspectivas. En todo caso, se ha registrado un 10% más de precipitaciones en los lugares donde hemos contado con las condiciones atmosféricas”, destacó.

Felipe Martin hizo hincapié en que la mayor pérdida de recursos hídricos “se produce por falta de infraestructura” y ante tal déficit, presentó las distintas iniciativas de corto, mediano y largo plazo que estableció y ejecuta la actual administración para hacer frente a este escenario, destacando, entre otros, la construcción de embalses, sistemas de infiltración, desalinización, mejoramiento de las conducciones y recarga de acuíferos a lo largo del país y específicamente, en la Región de Valparaíso.

Obras para la Quinta Región


En relación a ello, se señaló que en La Ligua y Petorca se tiene contemplado la construcción de 4 embalses priorizados y para el Valle de Aconcagua, Chacrilla y la mejora de Los Aromos, pero enfatizó que “tenemos que ser responsable, porque el recurso en esta región va caer alrededor de un 15% en los próximos 30 años. Eso no es algo desconocido, es un escenario claro y obviamente tenemos que pensar en adaptarnos (….) en la Ligua y Petorca reduciendo la producción y en Aconcagua mejorando la infraestructura, además de ver cultivos y variedades con menos uso del agua, establecer huellas hídricas como un elemento clave en el proceso de gestión y contar con la tecnología para tomar buenas decisiones”.

Lo anterior, además requiere “de organizaciones no de hecho, sino que de derecho, que actúen uniendo esfuerzos, de manera organizada y empoderada, y donde el sector privado cumpla un rol clave. Todos los esfuerzos que realicemos deben ir acompañado de la mano de los privados para sacar esta tarea adelante”, dijo el Secretario Ejecutivo de la CNR.
Y puntualizó que “por cada peso que invierta el sector público, si el mundo privado coloca lo mismo, seguramente, las medidas, principalmente de largo plazo, seguramente se podrán ejecutar en la mitad del tiempo estimado”.

Próximos Eventos