Miércoles 12 de Diciembre de 2018

“El atochamiento es un problema cuando la fruta no tiene calidad”

Diciembre 11, 2007

Atrasadas están las cosechas. Las gélidas temperaturas del invierno sumieron a las plantaciones en un adormecimiento del que despertaron violentamente a finales de la primavera. El rezago de los frutales ha sido especialmente evidente en el norte donde la uva está con un retraso de entre 18 y 20 días, situación que obligó a cargar los primeros barcos de la temporada básicamente con carozos y paltas.

El presidente de FEDEFRUTA, Rodrigo Echeverría, remarca que el atraso se normaliza hacia el centro y sur del país. En parte gracias a una maduración más rápida. “Lo que se atrasó este año fue la brotación, pero los periodos posteriores -flor, cuaja, pinta, etc- se apresuraron. De flor a cosecha vamos a tener 10 o 12 días menos que en un año normal”. Esto, señala Echeverría, podría afectar el calibre de la fruta si es que no se toman las medidas adecuadas.

Calidad y atochamientos

De acuerdo a Echeverría el volumen de fruta será mayor en 2008 ya que en 2007 “se perdió mucha fruta por partidura, botritis y condición”. Afirma que el crecimiento en términos de volumen respecto de 2007 se estima que podría llegar a un 4%, destacándose la evolución de productos como arándanos y cerezas –estas últimas beneficiadas por la apertura de mercados externos, como el chino.

Los precios, señala el dirigente, son la gran incógnita del próximo año. “Van a depender de la calidad y de los volúmenes de fruta que se puedan guardar. En el caso de la uva de mesa las semanas peak de febrero y marzo, en las que se concentran las exportaciones, son un problema cuando la fruta no tiene calidad. Si ésta tiene buena condición de guarda el atochamiento en los mercados de destino no debería ser un inconveniente porque la fruta se puede guardar y vender después”, dice.

Por lo mismo Echeverría es enfático en afirmar que se requiere tomar consciencia de la relevancia de la calidad. “El momento de asegurarla es ahora cuando, por lo menos en la zona central, se están realizando los trabajos de regulación de carga”, subraya.

Los mercados del futuro

EEUU, Canadá y Europa son los grandes mercados de la fruta chilena. Pero, como señala Echeverría, hay otros países que se avizoran como importantes compradores de la producción chilena y que ya se están haciendo notar. “Corea y China, pese a que la demanda de los chinos en este momento es de bajo volumen, y en general Asia y Medio Oriente”.
Para vender a esos mercados, afirma, “hay que crear volumen, cosa de llegar a los costos adecuados, tener barcos de línea, llegar rápido. Por eso que tenemos que asociarnos para llegar en conjunto”.

“Lo otro importante son los nichos”, agrega. “Tenemos que tener buenos estudios y una muy buena inteligencia de mercado. Ese trabajo se ha intensificado en los últimos años –con el financiamiento de CORFO y el Fondo de Promoción de las Exportaciones Agropecuarias del Ministerio de Agricultura- por lo que los resultados se deberían estar dando ahora”.

Un elemento esencial para llegar a esos mercados y obtener buenos precios, dice el dirigente, es la promoción. “Ante mercados que tienen sobreoferta hay que llegar con un producto que sea conocido, que esté posicionado y que, ojala, se convierta en un producto de primera necesidad”. Por lo mismo, hace ver la necesidad de que el estado aumente su contribución a la promoción de la fruta chilena: “La parte más complicada es pedirle a un productor de uva que en este momento está con flujos negativos que aporte a una campaña de promoción. Por lo tanto, una manera importante en la que el gobierno podría ayudarnos es aumentando el porcentaje de contribución a la promoción”.

Próximos Eventos

1527724800 / 1544619162
1532563200 / 1544619162
1533772800 / 1544619162
1534809600 / 1544619162
1538524800 / 1544619162
1540339200 / 1544619162
1540425600 / 1544619162
1542240000 / 1544619162
1544659200 / 1544619162
1569888000 / 1544619162