Miércoles 17 de Julio de 2019

Dirigentes piden medidas urgentes al Gobierno para frenar baja del dólar

Noviembre 2, 2006

Al alero de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), la Federación Nacional de Productores de Leche (FEDELECHE), la Asociación de Exportadores de Manufacturas (ASEXMA), la Federación Nacional de Productores de Carne (FEDECARNE), el Instituto Textil, Chilevid, la Federación Nacional de Productores de Frutas (FEDEFRUTA), la Asociación de Plantas Faenadoras Frigoríficas de Carnes (FAENACAR), la Asociación de Industriales del Plástico (ASIPLA) y la Asociación de Exportadores de Productos Lácteos (EXPORLAC), indicaron que el “modelo exportador chileno enfrenta un momento crítico” y demandaron acciones inmediatas al Gobierno para frenar la caída de la divisa.

De acuerdo a las estadísticas de comercio exterior publicadas por ODEPA, las exportaciones agropecuarias en el último año y medio han venido perdiendo dinamismo. Esto se observa en el sector primario (principalmente frutas frescas) como en el área agroindustrial (alimentos preparados, vinos, carnes y lácteos).

Negro panorama

En el 2003 y 2004 las exportaciones de la agroindustria exhibían aumentos a tasas de dos dígitos, pero el 2005 esta tendencia se detuvo y, para este año, a juzgar por las cifras al tercer trimestre, la situación se deteriorará aún más.


De acuerdo a los análisis entregados por las asociaciones gremiales, la situación para cada sector, en estos momentos, es la siguiente:

Sector vitivinícola

En el año 2004, el sector contaba con 112.000 hás plantadas, ofreciendo empleos directos a 17.000 personas e indirectos a 23.400 personas. Un 80% del empleo generado se relaciona con la actividad exportadora.

Las exportaciones llegan cerca de US$880 millones con 420 millones de litros, magnitudes que se han mantenido en los últimos tres años, y se espera una pequeña disminución para este año 2006, producto de la sobreoferta en el mercado mundial.

Los grandes competidores de Chile en el mercado mundial son Australia y Nueva Zelanda, que desde hace años están haciendo serios esfuerzos de promoción de sus exportaciones con bastante éxito.

Un apoyo imprescindible para este sector es una decidida campaña de imagen país, que permita recuperar las diferenciales de precios en contra del vino chileno, no obstante su excelente relación calidad-precio.


Negocio frutícola

En la actualidad, el sector frutícola ocupa unas 220 mil hectáreas de superficie plantadas y se generan 450.000 empleos, de los cuales 150 mil son permanentes y 300 mil temporales, esto sin considerar el efecto en cadena de los servicios de transporte, comercio y todos asociados a la actividad del sector.

Según estimaciones de FEDEFRUTA, la fruticultura se está viendo amenazada en sus márgenes de rentabilidad ante la sostenida baja del tipo de cambio en los últimos años, junto con el incremento del costo de la mano de obra (constituye más del 60% del costo de la producción) y las alzas sostenidas de la energía.

En este escenario, se prevén eventuales efectos sobre las contrataciones de mano de obra, estimándose que la caída del dólar afectaría el empleo en unos 100 mil puestos de trabajo en los próximos dos años.

Considerando que los proyectos frutícolas son a largo plazo (de 15 a 20 años), este escenario incierto está desalentando las inversiones de recambio a especies de punta y más rentables, o las mejoras de infraestructura. Dadas estas condiciones, cualquier negocio que hoy se pueda pensar en el sector hortofrutícola, es de subsistencia.

La competitividad en el área de la fruticultura está en riesgo. Al no haber nuevas inversiones, las plantaciones antiguas quedarán obsoletas y, por ende, caerá su producción y la contratación de mano de obra.


Industria láctea

Según antecedentes de la Asociación de Exportadores de Productos Lácteos (EXPORLAC), las ventas internas de este sector llegan a los US$1.000 millones y, en el año 2005 las exportaciones bordearon los US$120 millones.

Este sector ofrece empleos directos a 110.000 personas por año y emplea en forma indirecta a otras 200.000 personas, y sus actividades se concentran en las VIII, IX, y X Regiones.

El futuro del sector lácteo pasa necesariamente por las exportaciones. En los últimos 3 años se han realizado inversiones por US$200 millones; aunque Chile tiene todas las condiciones para llegar a ser una potencia láctea, los actuales niveles a que está llegando el tipo de cambio invalidan todo este esfuerzo.

Y más. Los futuros planes de inversión están en proceso de reevaluación en tanto no existan señales claras de la autoridad que abriguen esperanzas de revertir esta situación.

Si la autoridad no actúa pronto, se deberá postergar el sueño de alcanzar los US$ 1.000 millones en exportaciones a mediano plazo.


La industria de los cárneos

Para la Federación Nacional de Productores de Carne (FEDECARNE) y la Asociación de Plantas Faenadoras Frigoríficas de Carnes (FAENACAR), la situación de las carnes bovinas -si bien tuvo una situación interna favorable, basada en los problemas sanitarios de Argentina y Brasil que obligaron a restringir las importaciones de estos países- volverá a afectarse nuevamente con la reciente reapertura parcial de Brasil (parcial) y Argentina como proveedores de carne a Chile.

No obstante, los esfuerzos de inversión y mejoramiento realizados por la industria en los últimos años, que permitieron incursionar con productos emergentes en los nuevos mercados abiertos con los TLC en países del hemisferio norte, la situación no se ve muy auspiciosa.

Y las razones son varias. Primero, por la pérdida de competitividad a causa del deterioro sostenido del tipo de cambio y de las alzas de costos internos de producción (en particular, de la energía y la mano de obra), y adicionalmente al cumplimiento de las exigentes normas de cuidado ambiental para ser sujeto habilitado para exportar.

A lo anterior, se suma el hecho de que las cuotas establecidas en el TLC con la Unión Europea, ya han sido copadas y aquellas acordadas con Japón, por su baja magnitud, tendrán un modesto beneficio para el sector.

Industrias manufactureras de exportación

Una investigación en terreno realizada por la Asociación de Exportadores de Manufacturas (ASEXMA) a las empresas exportadoras de manufacturas, recogió diversos problemas y bajas expectativas en la actividad, con una visión pesimista en torno a los efectos que los actuales niveles de tipo de cambio desencadenarán este año en las unidades productivas.

Según ASEXMA, más del 90% de las empresas verán reducidos fuertemente sus márgenes de rentabilidad; 50% de las empresas verán estancadas o reducidas sus exportaciones; 3 de cada 10 ya han declarado que no harán nuevas inversiones y, además, se verán obligadas a reducir la contratación de mano de obra.

La industria del plástico

De acuerdo a antecedentes de la Asociación de Industriales del Plástico (ASIPLA), las ventas anuales de esta industria superan los US$1.000 millones, y venían creciendo al 9% por año, gracias al incipiente impulso exportador.

En cambio, durante el 2006, esta tendencia se desaceleró bruscamente y las ventas terminarán el año con un aumento muchísimo menor (apenas un 4%).

Esta caída se explica por las menores exportaciones y un crecimiento ostensible de las importaciones (156% en dos años), con lo cual la rentabilidad está casi desapareciendo. Varias empresas pequeñas y medianas ya han cerrado, por absorciones o simplemente por quiebra. En tanto, las empresas más grandes han subsistido, pero su situación es precaria.

Próximos Eventos

1542240000 / 1563377420
1544659200 / 1563377420
1556150400 / 1563377420
1560297600 / 1563377420
1561507200 / 1563377420
1562112000 / 1563377420
1562716800 / 1563377420
1564617600 / 1563377420
1566345600 / 1563377420
1569888000 / 1563377420