Miércoles 25 de Abril de 2018

Dirigentes de FEDEFRUTA se reunieron con Ministro de Economía

Marzo 26, 2010

A las 10 de la mañana del día de hoy se reunieron el Presidente de FEDEFRUTA, Rodrigo Echeverría, el Vicepresidente de la Federación, Domingo Romero, y el Gerente General de la entidad, Juan Carlos Sepúlveda, con el Ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine.

Durante la cita los dirigentes gremiales expusieron a la autoridad los daños y pérdidas causadas por el terremoto en el sector frutícola, datos que fueron recolectados mediante una consulta realizada hace algunas semanas a los productores, y le presentaron una lista de propuestas de medidas para apoyar al sector.

El listado de medidas es en gran parte similar al enviado la semana pasada mediante cartas a las autoridades de los ministerios de Hacienda, Agricultura y Trabajo y Previsión Social, sin embargo incluye también la petición de revisar los programas de fomento y potenciarlos de acuerdo a la realidad del sector, y la propuesta de apoyar a través del subsidio habitacional rural a los cientos de trabajadores frutícolas cuyas casas sufrieron daños severos o quedaron destruidas.

El Ministro de Economía respondió que el dólar, una de las principales preocupaciones de FEDEFRUTA, es una componente que se tiene en cuenta en la mayoría de las medidas que se están elaborando. Por otro lado, tranquilizó a los dirigentes afirmando que si bien van a ingresar dólares a la economía, producto de ventas del fisco e ingresos de divisas por parte de las aseguradoras, mucho de ese dinero deberá salir del país para la compra de materiales y equipos, necesarios para la reconstrucción.

Fontaine, además, señaló que se está trabajando en medidas para facilitar a las pymes el acceso a créditos y apoyar a los habitantes de zonas rurales con soluciones habitacionales.

Las propuestas de FEDEFRUTA

1) Créditos: Apoyo mediante los fondos FOGAPE y FOGAIN, tasas de interés acordes a las necesidades de reconstrucción, una nueva eliminación temporal del impuesto a timbres y estampillas, y medidas adicionales para poder acceder a financiamiento, dirigido específicamente a infraestructura productiva.

2) Dólar: A pesar que en los últimos días se ha evidenciado un mejoramiento del tipo de cambio, es necesario resaltar la necesidad que las políticas y medidas ligadas a la recuperación del país no produzcan caídas en el valor de la divisa. Cabe recordar que la fruticultura obtiene sus ingresos en dólares y que gran parte de los gastos del sector se realizan en pesos chilenos y para que la industria sea competitiva se requiere un dólar sobre los $600.

3) Medidas pro-empleo: La medidas pro-empleo del gobierno anterior fueron ineficaces en el sector frutícola, ya que no lograron aumentar la contratación y redujeron la capacitación. Por lo mismo, de ser prorrogadas, debieran serlo con cambios. En este sentido, FEDEFRUTA solicita que sean aplicables en las fechas en que la fruticultura hace fuerte uso de la mano de obra (noviembre-marzo) y que no se congelen los excedentes para capacitación depositados en las OTICs. Esto último, dado que el congelamiento que se produjo en 2009, y que aún se mantiene en curso, ha reducido la capacitación en el sector.

4) Capacitación: Los trabajadores del campo chileno se vieron fuertemente afectados por el terremoto. Muchas de sus casas terminaron total o parcialmente destruidas. Por lo mismo, la Federación pide que, para resolver sus necesidades más urgentes, se facilite su capacitación en autoconstrucción, a través de Sence, y la entregar de herramientas de construcción, mediante las becas sociales administradas por los Organismos Técnicos Intermedios de Capacitación (OTIC).

5) Tarifas eléctricas de horas punta: La inclusión del mes de abril entre los meses por los cuales se cobra hora punta en el tarifado eléctrico grava a las horas de más consumo energético en nuestro sector. Actualmente ya son cinco meses en los cuales se cobra tarifa alta, lo cual complica seriamente a los empresarios hortofrutícolas y, en general, a todo el agro, porque abril se caracteriza por la gran actividad en los campos y centrales de procesamiento. Durante esta temporada, debido a las inclemencias de la naturaleza, hubo retraso de las cosechas profundizando el problema de la industria hortofrutícola.

Precisamente es en el cuarto mes del año donde se cosecha el mayor volumen de frutas y hortalizas para la exportación, por lo tanto, los productos son seleccionados, sometidos a refrigeración, y se efectúan trabajos en los packings. Al mismo tiempo, la agroindustria inicia el congelado de frutas y hortalizas; elabora pulpas, jugos y deshidratados, originando un mayor consumo en el sector, especialmente de la Región Metropolitana hacia el Sur.

Esta tarifa busca desincentivar el consumo en horas punta y desplazarlo a otras horas, situación que no es aplicable al agro que elabora perecibles no susceptibles de adecuarse en el tiempo, ni menos en plena temporada de cosecha.

Por lo tanto, y dada la naturaleza estacional de la hortofruticultura, un productor no puede evitar, disminuir o desplazar el consumo energético en abril, algo que sí realizan otros sectores productivos en Chile.

En consecuencia, eliminar abril dentro del tarifado de punta que se cobra en nuestro sector traería un fuerte alivio en el sector.

6) Viviendas rurales: Los sondeos de FEDEFRUTA muestran que las viviendas rurales y aquellas destinadas al alojamiento del personal que trabaja en los campos sufrieron severos daños, debido a que buena parte de las casas están construidas con adobe. Esta situación se pudo observar desde las regiones Metropolitana hasta la Araucanía. Cabe consignar que este tipo de viviendas no cuentan con cobertura de seguros, por tanto se trata de una situación de cuidado que está afectando directamente a los trabajadores rurales.

Al respecto solicitamos extender el subsidio rural a este sector, que debido a su dispersión, no ha sido debidamente apoyado por la autoridad. Por ello, sería necesario diseñar un instrumento dirigido a la autoreconstrucción.

7) Programas de fomento e innovación: Los distintos instrumentos desarrollados en esta materia han sido un claro aporte al desarrollo de la industria hortofrutícola, en particular para la pequeña y mediana empresa, donde se fomenta la asociatividad. No obstante, es necesario revisar cada uno de ellos en conjunto con nuestra participación, con el objeto de potenciarlos de acuerdo con la realidad sectorial.
Cabe destacar que el sector frutícola tiene uso intensivo de mano de obra a lo largo del país, en especial en los sectores rurales, por tanto constituimos una gran  alternativa para la reconstrucción del país.

8) Campaña de comunicación: Hasta el momento los medios de comunicación han mostrado, básicamente, los peores efectos del sismo, lo cual ha generado incertidumbre entre los compradores de los productos chilenos y una idea distorsionada del estado del país y sus sectores productivos. Chile debe ser capaz de mostrar la otra cara de la realidad, aquella que no muestran con tanto énfasis los medios de comunicación, aquella en que vemos un país que se está recuperando, en que la producción vuelve a ser exportada. En definitiva, es necesario mantener bien informados a los compradores extranjeros y recuperar la confianza en Chile como proveedor de productos y servicios.

9) Medidas de largo plazo: El sismo dejó en evidencia que no se cuenta con capacidad de auto-generación eléctrica de emergencia, lo cual puso en peligro la cosecha y el riego en múltiples zonas del país. Solicitamos un apoyo para promover la inversión en generadores y, especialmente, en sistemas de energía alternativas.

Próximos Eventos