Lunes 20 de Agosto de 2018

Directora de FEDEFRUTA: “Estudios sobre carretera hídrica deben ser urgentes”

Mayo 27, 2013

La sequía que durante 4 años afecta a Chile, en especial en las Regiones IV y V, impacta en la agricultura y minería, sino que además ya está en riesgo el abastecimiento para el consumo humano. Ante el diagnóstico, el Presidente Sebastián Piñera en su discurso del 21 de mayo indicó que “está impulsando la construcción de 16 embalses durante esta década, de forma de aumentar en más de un 30% nuestra actual capacidad de almacenamiento de agua”.

El plan de Estado busca evitar la pérdida de agua en el mar, la que es del 84%, según la Comisión Nacional de Riego. Sin embargo, resultaría insuficiente en regiones donde la falta de lluvia impide el almacenamiento del vital líquido, erosionando los suelos y teniendo efectos directos sobre la fauna y flora.

En este contexto, el alcalde de una de las comunas más golpeadas por la falta de agua, Monte Patria, Juan Carlos Castillo, grafica bien el estado de los embalses de la zona. “Se están entregando los últimos riegos del embalse La Paloma, al que sólo le queda una entrega más a finales de mayo” explicó, agregando que “las últimas distribuciones han sido sólo entre un 30 y un 40% de lo que debe recibir normalmente un agricultor”.

La urgencia planteada por el alcalde, se repite en las otras 14 las comunas de la Región de Coquimbo, declaradas Zona de Catástrofe, donde la población en su consumo diario, ya está sintiendo los embates de esta situación. Para entenderlo mejor, el consumo promedio diario de agua potable de un habitante en el resto del país es de 145 litros, mientras que el de una persona en la zona de sequía es de apenas 13 litros.

Ahora bien, aunque el agua potable para consumo humano en la Provincia de Limarí fue asegurada hasta marzo de 2014, el gerente de Aguas del Valle, Ricardo Lalanne señala que hay localidades como Combarbalá, Punitaqui y Chañaral, que agotaron sus reservas. Por ello se está comprando y trasladando el recurso hídrico desde otras zonas.

Medidas actuales no son suficientes

Según el alcalde Castillo, hasta la fecha se han invertido más de $30.000 millones en diversas medidas para paliar los efectos de esta crisis, pero la situación sigue igual de dramática. Por ello, Castillo indica que han recurrido a métodos alternativos para revertir la crisis, uno de ellos, fue la presentación de un proyecto de revertir con geomembranas los canales, ya que la pérdida por infiltración de estos fluctúa entre un 30 y un 60%; sin embargo no han tenido respuestas positivas desde el Ejecutivo.

“Al parecer esta solución no sería del agrado del gobierno”, explicó Castillo a pesar de la efectividad que asegura, tendría como medida a corto plazo. Por ello, se muestra abierto a todo tipo de acciones que den solución rápida a esta situación, apareciendo la carretera hídrica como una alternativa para ello. “No me puedo negar a ninguna solución como ésta, pero la necesitamos ya”, indicó el edil.

De acuerdo con lo señalado por José Moreno, presidente de la Sociedad Agrícola del Norte (SNA), “en las últimas décadas, producto de la escasez hídrica y la concentración de la propiedad, se redujeron los roles agrícolas en más de 2.000. Los retornos se redujeron en 120 millones de dólares (equivalente al 30% de la superficie plantada), se han comprado un 50% menos de semillas y almácigo para la temporada de otoño – invierno y se redujo la producción de uva pisquera en un 15%”. Con esto, “se configuró un escenario donde cada agricultor debió evaluar cómo mantenía los huertos con el agua que tenía disponible y en muchos casos, no se pudo terminar la temporada”, explicó Moreno.

Carretera hídrica: una solución sostenible

La situación de la zona, ha llevado al gobierno a efectuar medidas paliativas para los agricultores y crianceros de la zona, como la entrega de dinero para la compra de forraje para su ganado, material de riego y fertilizante, entre otros insumos productivos. Así, la posibilidad de construir una carretera hídrica para abastecer a la zona norte de este vital elemento, tome cada vez más fuerza en distintos sectores de la región. En palabras sencillas, significa traer agua desde la zona centro-sur del país mediante tuberías.

Uno de los políticos que ha puesto urgencia al tema es el diputado Matías Walker, quien recibió la propuesta que apunta a construir una tubería submarina de 1.600 kms. de largo, desde el Maule y Biobío hasta Arica. Este proyecto presentado al Parlamentario, es conocido como Aquatacama, pertenece a la empresa francesa Vía Marina; mientras que la otra opción es Vía Hídrica del Norte de Chile, del consorcio Euro Engineering Group y ofrece el transporte del agua por tierra.

Esta solución tiene como adherente a la directora de SNA y Fedefruta, María Inés Figari, quien plantea que “a modo personal, me parece que los estudios sobre carretera hídrica deben ser urgentes, como única solución a este problema que según estudios climáticos vistos en Fedefruta estarían en unos años más avanzando al sur de la Cuarta Región”.

Es por esta razón que Figari, señala que “debemos tener con urgencia preparado los abastecimientos de agua para las futuras generaciones. Chile cumple con un clima privilegiado para todo tipo de cultivos lo que nos da una posibilidad para lograr ser una potencia alimentaria”.

Próximos Eventos

1527724800 / 1534782471
1532563200 / 1534782471
1533772800 / 1534782471
1534809600 / 1534782471
1538524800 / 1534782471