Miércoles 25 de Abril de 2018

Consejo Extraordinario Ampliado pidió intervención de las autoridades económicas

Noviembre 23, 2009

Nerviosos y molestos. Así estaban los productores y líderes de los gremios frutícolas regionales que el miércoles se reunieron en el Consejo Extraordinario Ampliado convocado por FEDEFRUTA para analizar los efectos de la caída del dólar y el futuro accionar de la Federación.

Uno a uno dieron los participantes cuenta de la situación de los distintos rubros frutícolas de sus zonas y cómo los afectaba el dólar. Las cuentas que sacaban daban cuenta de pérdidas millonarias y, por si fuera poco, de la imposibilidad de contratar toda la mano de obra que requieren las cosechas y los trabajos previos. En suma calculaban que, de mantenerse el actual tipo de cambio, en los próximos cuatro meses se ocuparían 30 mil empleos menos que en una temporada normal.

Tras horas de análisis y debate las conclusiones eran claras. Los productores deseaban una intervención del dólar y un compromiso de largo plazo de las autoridades con la estabilidad del dólar. Con este fin definieron una estrategia de acción, que considera informar a autoridades, parlamentarios y a la opinión pública. Además, decidieron pedir la activación de un comité público-privado dedicado a asegurar la estabilidad del dólar ¿Movilizaciones? No por el momento y sólo como último recurso, ya que, como señaló Rodrigo Echeverría, Presidente de FEDEFRUTA, prefieren hacer uso del diálogo.

En el peor momento

En declaraciones realizadas tras finalizar el Consejo, Rodrigo Echeverría señaló que la actual situación del sector frutícola es “casi una tormenta perfecta porque no solamente ocurre en términos de la disminución del precio de venta, sino que además en un contexto en que los costos están aumentando, en que tenemos problemas climáticos… Además, en este momento estamos haciendo los mayores gastos en las especies que tienen más importancia dentro de los volúmenes que exporta Chile. En los próximos 4 meses se exporta el 80% de la fruta nacional y se da el mayor consumo de mano de obra”. En este sentido, afirmó, “toda la baja del dólar significa pérdida, no menores ingresos”.

Por lo mismo, advirtió que se requieren que el gobierno pase de observar a actuar, y de manera urgente. “No tenemos que decirle a la autoridad económica lo que tiene que hacer para mejorar o empeorar el valor del dólar, porque ya lo ha hecho. Sabe perfectamente qué hacer”, dijo mientras indicaba en un gráfico de la evolución del dólar los quiebres de tendencia en abril de 2008 y febrero de este año.

Próximos Eventos