Lunes 26 de Agosto de 2019

Columna financiera: Instrumentos de financiamiento disponibles para el sector agrícola

Junio 22, 2015

Tweet


En la actualidad, existen en nuestro país una variada gama de instrumentos e instituciones proveedoras de financiamiento para el sector agrícola. Tienen por finalidad, refinanciar o reprogramar deudas, obtener recursos para capital de trabajo, comprar maquinaria e insumos, financiar proyectos como nuevas plantaciones y/o compra de predios. Hoy en día, los agricultores demandan un mayor entendimiento del sector y que se le ofrezcan productos que sean acordes con los ciclos del agro. Según un análisis de Odepa al 2012 las colocaciones bancarias a la agricultura representaron el 9,9% del total.

El financiamiento agrícola en Chile es privado y altamente competitivo. Contar con garantías reales y flujos son exigencias habituales. La participación del Estado, consiste en facilitar el crédito agrícola mejorando las garantías, sin subsidiarlo. Hoy, Indap institución dependiente del MINAGRI financia sólo a la pequeña agricultura.

Los actores que en nuestro país que toman parte en la provisión de financiamiento agrícola son: bancos, cooperativas de ahorro y crédito, empresas de insumos, retail agrícola, exportadoras, empresas agroindustriales, factoring, leasing, fondos, sociedades de garantía recíproca, empresas de agricultura de contrato, bolsa de producto e inversión extranjera directa.

La distribución por proveedor del financiamiento agrícola al 2011, fue la siguiente según ODEPA. Bancos 84,4%; Distribuidoras de insumos 11,6%; Indap 1,1%; Agricultura de contrato; 1,1%; Bolsa de Productos 0,9%; Inversión extranjera 0,6%; Cooperativas 0,2%; Factoring 0,1%.. Hoy es el Banco Santander (25%), el que tiene el mayor porcentaje de las colocaciones silvoagropecuarias. Luego siguen el Banco de Chile, con 19 %; Rabobank, con 12 %; BCI, con 10 %, y en quinto lugar el Banco del Estado con 8%.

Sectorialmente, existe una diferenciación negativa de tasas para la agricultura, en especial hacia la microempresa. En el caso de las instituciones bancarias, esta diferencia es más moderada. Las instituciones financieras asocian al tamaño de la empresa con mayor riesgo y costo de transacción.

Son dos las instituciones que apoyan el agro en nuestro país INDAP y CORFO. Para la pequeña agricultura, es Indap el encargado en proveer de créditos y fondos estimulando el crecimiento y la inversión agrícola. Los productores que postulan no deben tener una explotación superior a 12 hectáreas, ni activos por sobre las UF 3.500. Los ingresos deben provenir de la explotación de la tierra. Dependiendo del caso se les exige aval, prenda o hipoteca. El plazo máximo es de 10 años. El trámite puede tardar de uno a 20 días, y hoy son cerca de 40 mil los pequeños productores que se benefician con créditos directos de Indap.

El programa de garantías CORFO está dentro de los instrumentos desarrollados por el Estado a fin de facilitar el acceso al sistema financiero, a las pequeñas y medianas empresas, Este programa no se restringe sólo a créditos nuevos para inversión o capital de trabajo, sino también para la reprogramación de deudas tributarias, previsionales y de comercio exterior. El plan incorporó a instituciones bancarias, cooperativas de ahorro y crédito, y empresas de factoring y, sobre todo, de corregir una falla de mercado que limitaba el acceso a las pymes, al concurrir con garantías operativas. Existen asimismo fondos que apoyan con garantías al financiamiento, como el Fondo de Garantía para Pequeños Empresarios (FOGAPE), es un fondo estatal para garantizar un porcentaje del financiamiento dirigido a pequeños empresarios que no cuenten con todas las garantías o que éstas no resulten suficientes para las instituciones financieras

Entre los bancos existen algunos que entregan créditos orientados específicamente al agro y otros transversales a otras industrias. Entre aquellos que se han especializado en el sector, se encuentran: Rabobank, LAAD (Latin American Agribusiness and Development). Existen otras instituciones transversales que han desarrollado productos o cuentan con divisiones agrícolas, tal es el caso de: BICE, BancoEstado, Corpbanca, Banefe, Santander e Internacional. También las cooperativas Oriencoop y Detacoop.

La cooperativa Detacoop desarrolló un producto orientado a financiar capital de trabajo (costos laborales, culturales, pesticidas, semillas y fertilizantes, entre otros) e inversiones. Los plazos oscilan entre 6 y 120 meses dependiendo del monto solicitado. BANEFE ofrece financiamiento de insumos para cultivos o actividades agrícolas, fertilizantes, semillas, arriendo de maquinaria, pago de mano de obra para siembra y cosecha. Con un mínimo de 3 y un máximo de 13 meses.

Corpbanca ofrece un “bullet agrícola”, crédito que se paga en una sola cuota y permite financiar inversiones, capital de trabajo, al con plazos entre 1 y 5 años. También ofrece el “bullet flexible”, con hasta 8 años plazo, este producto considera una amortización del 20% entre el año 5 y el año 8, más el pago del 80% restante, al final del periodo.

BancoEstado, para productores con ventas sobre UF 2.400, ofrece créditos para capital de trabajo, para gastos de operaciones con plazos de un año. Los de mediano plazo, para maquinaria, equipo y ganado, cuentan con plazos de hasta seis años y con pagos de acuerdo a su ciclo. Para el largo plazo existen financiamientos a 12 años destinados s plantaciones frutales. Para elavellano europeo existe una línea de 15 años plazo, para compra de predios, hasta 20 años plazo. En general las ventas cuentan con póliza de seguro de crédito y es la compañía de seguros la que también evalúa al cliente. La forma de pago es de acuerdo al flujo del negocio.

Una solución para clientes de tamaño medio son los créditos de consumo, si lo que necesitan es capital de trabajo y no acceden como empresa pyme, los solicitan como persona natural.

Hoy están disponibles instrumentos los certificados de fianza, emitidos por las Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR), que permiten optimizar el uso de las garantías. Hoy existe una SGR orientada específicamente al sector agrícola que es AgroAval, que es a su vez la que cobra la menor comisión (2,5%). La comisión del resto de las SGRs, es del orden del 3,5 a 4,0%. Otras sociedades de garantía recíproca son Pymer, Southcone, Avalchile, MasAval, Contempora, etc. Con esta herramienta, el agricultor puede ser financiado o refinanciado por los bancos, teniendo como aval a una SGR, lo que le otorga al agricultor una mayor flexibilidad.

Otra alternativa es el leasing, permite financiar inversión a mediano y largo plazo, como la compra de maquinaria. Se trata de un arriendo con opción de compra. El pago de arriendo puede efectuarse en cuotas iguales o diferenciadas. La cuota puede ser mensual, trimestral, semestral o anual, con tasa fija o variable, en pesos, UF o dólar. La tasa de la operación puede ser fija o variable. Permite períodos de gracia. Tiene beneficios tributarios en término que el total de las rentas de arrendamiento se tratan como gasto, así disminuye la base tributaria. No hay interés sobre el IVA asociado a la operación, lo cual implica un menor costo financiero. Se cuenta con seguro durante todo el periodo de vigencia del contrato. No se paga impuesto de timbres y estampillas. El financiamiento puede cubrir hasta el 100% del bien adquirido.

Las empresas distribuidoras financian a productores a través de la entrega de insumos, que generalmente se pagan terminada la cosecha. Su ventaja es la cercanía con y el conocimiento del cliente, atributos que son valorados por los agricultores, más allá de la tasa de interés. La mayoría de estas empresas cuentan con filiales que prestan servicios financieros. Algunas ya han creado un banco, como es el caso de Coagra y su banco Banagro. Para financiamientos orientados a clientes de tamaño medio, demasiado grandes para Indap y con un volumen de operación muy menor para bancos, existen estas distribuidoras financian insumos agrícolas, maquinaria e incluso entregan créditos hasta 12 años. Copeval, Coagra, Martínez y Valdivieso, y Feria de Osorno S.A. (Ferosor) son algunas de ellas.

Está también la opción del factoring agrícola, que consiste en la cesión de cuentas por cobrar de una empresa o persona natural con giro (contratos, facturas, letras, otros documentos), a un tercero, convirtiendo sus ventas de corto plazo en ventas al contado. Esto es ofrecido por Banagro y presenta las siguientes ventajas: Anticipa los flujos de contratos de producción y las cuentas por cobrar (facturas); externaliza la cobranza; libera líneas de crédito y no genera endeudamiento bancario, agiliza la devolución del excedente de operación

Existen otras empresas que trabajan bajo el esquema de agricultura de contrato, que, dentro de su modelo de negocio, consideran el financiamiento de sus proveedores mediante la entrega de insumos y equipos, como anticipos sobre la producción. Este sistema está bastante difundido en la industria tabaco, remolacha, raps entre otros productos.

La Bolsa de Productos es otra alternativa. Esta institución opera como fuente de financiamiento diferente y constituye una alternativa interesante para créditos postcosecha, si se tienen expectativas de alza de precios. Además, permite descontar facturas hasta su valor total y sin responsabilidad en el pago para el emisor de la factura.

La inversión extranjera directa, es otra posibilidad de financiamiento, aunque está limitada por las normas que la rigen en términos de los volúmenes mínimos a invertir. Es una fuente de financiamiento apropiada para proyectos de mayor envergadura.

Próximos Eventos

1556150400 / 1566797106
1560297600 / 1566797106
1561507200 / 1566797106
1562112000 / 1566797106
1562716800 / 1566797106
1564617600 / 1566797106
1565136000 / 1566797106
1565222400 / 1566797106
1566345600 / 1566797106
1569888000 / 1566797106