Viernes 19 de Octubre de 2018

Asociatividad: Fruticultores pequeños de Valparaíso exportan a 25 países

Diciembre 30, 2016

Con mejoras en su gestión, un aumento del volumen productivo y mejoramiento en los calibres, el Programa de Desarrollo de Proveedores (PDP) Santa Cruz S.A., proyecto financiado por Corfo e intermediado por Fedefruta, se encuentra en la etapa de Desarrollo N°2, en la que se pretende satisfacer una mayor parte de la demanda de fruta de calidad a sus nuevos clientes del mercado de la agroindustria.

Con el objetivo de mejorar la calidad de la fruta de sus proveedores a través del fortalecimiento integral de las empresas participantes del Programa de Desarrollo de Proveedores (PDP) Santa Cruz S.A. está exportando a más de 25 países en el mundo, con presencia en tres continentes. Paltas, cítricos, uva de mesa, granadas, arándanos, kiwis y caquis que se cultivan en diversos valles de Chile son los productos que se comercializan desde 1990, año de creación de la exportadora.

Este proyecto beneficia a 13 empresas pertenecientes a la región de Valparaíso, productoras de paltos, limones, naranjas, mandarinas y nogales, las cuales se encuentran ubicadas en las comunas de Quillota, Limache, Hijuelas, Nogales, Cabildo y Petorca. Sin embargo, la exportadora abarca desde el valle de Ovalle en la IV región a Curicó en la VII región. Luego de iniciarse la etapa de diagnóstico durante el año 2014 donde se detectaron las principales brechas productivas y de gestión, en trabajo conjunto con Dour Consultorías, a cargo de Cristian Domínguez.

Dada la eficiente cadena de comercialización de la exportadora, bajos costos fijos y logística de comercialización, se presenta a los agricultores oportunidades de mercado que pueden ser cubiertas, siempre y cuando se cumpla con los requisitos de calidad y seguridad alimentaria de los clientes en el extranjero y, por otra parte, la actividad regular de apoyo en campo se convierte en una oportunidad de transferencia de herramientas y metodologías que permita a los empresarios mejorar su gestión financiera, técnica, de planificación y control, así como de seguridad laboral.

Este programa de Corfo ayuda a la exportadora a mejorar la productividad de la cadena, la oferta de valor y acceder a nuevos mercados. Otra de las ventajas que poseen es el seguimiento de sus procesos productivos de pre y post cosecha, que se encuentra normado, por ejemplo, por el sistema de certificación internacional GLOBAL GAP.

GLOBAL GAP es una certificación internacional que promueve las Buenas Prácticas Agrícolas a nivel mundial y que promueve mejoras en los procesos productivos, de personal y de administración en la exportadora. A nivel global, los mercados más relevantes para la economía nacional, como lo son Estados Unidos y Europa, necesitan que los productores locales se certifiquen porque trabajan con proveedores que están certificados en este sistema.

Próximos Eventos