Martes 24 de Abril de 2018

Asociaciones de sector exportador se reunieron para evaluar estrategia de acción

Marzo 12, 2008

Molestia. Ese era el sentimiento de los líderes gremiales del sector exportador congregados ayer en las oficinas de FEDEFRUTA.

Como señala Rodrigo Echeverría, Presidente de FEDEFRUTA, “creemos que esto no da para más”. En referencia al tipo de cambio afirma que “estamos de acuerdo en que el dólar está obscenamente desalineado. Sí obscenamente –remarca-”.

Exhortados por los llamados de múltiple empresarios “desesperados” con la caída del dólar, esta es la segunda vez en el año que los dirigentes del sector exportador se juntan en pleno para definir un accionar común frente al problema del dólar.

Además del anfitrión, Rodrigo Echeverría (Federación de Productores de Fruta de Chile), se hicieron presentes Luis Schmidt, Presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Ronald Bown, Presidente de la Asociación de Exportadores de Chile (ASOEX), Cesar Barros, Presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile, René Merino, Presidente de la Asociación de Vinos de Chile, Víctor Pinto, Presidente de la Asociación Nacional de Productores de Semillas (ANPROS), y Carlo Amin, director de la Asociación de Exportadores de Manufacturas (ASEXMA), entre otros. Asimismo, se contó con la presencia del ex presidente de ASEXMA, Roberto Fantuzzi.

Pérdidas de US$7.000 por hectárea

Un botón de muestra del trance por el que está pasando el sector orientado a la exportación, es la situación de los productores de uva Thompson, la principal variedad de esta especie dentro de la zona central de Chile. De acuerdo a un estudio de FEDEFRUTA, durante esta temporada, y producto de la violenta caída del dólar, los productores perderán alrededor de US$7.200 por hectárea.

“Este es el cuarto año con pérdidas consecutivas. Dado que estas son inversiones de largo plazo, los agricultores están cerrando y cambiando a cultivos anuales que, al menos, arrojan rentabilidades positivas. Esto con el consiguiente daño para la fruticultura nacional, en términos de pérdida de futuros mercados, facilitando el camino a nuestros competidores y desechando los esfuerzos invertidos en los tratados de libre comercio”, dice Echeverría.

“Lo más importante es que el sector frutícola entrega trabajo a miles de trabajadores del sector rural. La quiebra de los empresarios frutícolas significa la cesantía de gran parte de la fuerza laboral de esas zonas. Ello, ya que los cultivos anuales ocupan tan sólo un 7% de la mano de obra que se utiliza en un parronal y, más encima, con una menor remuneración”, advierte.

En esta línea, el dirigente de FEDEFRUTA instó a las autoridades a tomar cartas en el asunto, “ya que aún podemos salvar el corazón del desarrollo agrícola del país”. Llamó, además, a los parlamentarios de las zonas rurales “a palpar en sus provincias y comunas la nueva realidad que comienza a aparecer en las zonas rurales”.

Próximos Eventos