Martes 11 de Diciembre de 2018

Agricultores de uva estiman en US$50 millones las pérdidas del sector y enfatizan que urge apoyo estatal

Junio 29, 2018

Recalcan que las mermas por la sequía y el hecho de que ya no podrán exportar la variedad flame a Estados Unidos los ha puesto en una difícil situación que repercutirá fuertemente en la generación de empleo en los valles interiores. El gobierno reconoció las complicaciones y se comprometió a generar acciones para ir en apoyo de la actividad.

Como la “peor de su historia” definen los productores de uva de mesa la crisis que está enfrentando el sector en la actualidad. A las pérdidas que registraron tras la sequía que afectó a la zona durante más de una década, se suma ahora que la variedad flame, que abarca cerca del 90% de las plantaciones locales, ya no está teniendo cabida en su principal mercado, Estados Unidos, generándoles retornos negativos en la últimas dos temporadas. Con todo esto, indican, las pérdidas para la actividad ya superan los US$50 millones.

Las comunas de Monte Patria y Vicuña abarcan el 65% de la producción de uva de mesa de la región de Coquimbo y por ello representantes del rubro de ambos territorios hicieron ver ayer las dificultades que están viviendo. Enfatizaron que el valor por caja de esta variedad ha llegado a mínimos históricos y que gran parte de los embarques que se hicieron hacia Norteamérica se perdieron al no poder ser vendidas en los supermercados. “Incluso hubo que pagar para que la botaran”, precisan. Pero a diferencia de otros años, no se trata solo de un problema de precios, sino que definitivamente ya no se hace viable la exportación de este producto, que ya no es comercializado. Eso los llevó a tomar la decisión de no realizar packings el próximo verano.

Según detalló Mariano Rodríguez, productor de Vicuña, se estima que son cerca de 200 los agricultores de este valle que se ven impactados por esta problemática. La salida más viable, plantea, es la reconversión, sin embargo, los problemas económicos que vienen arrastrando desde hace algunos años les impiden poder reaccionar, sobre todo a los predios de entre 2 y 20 hectáreas.

“En este momento la agricultura está descapitalizada, tenemos deudas con las exportadoras, bancarias, previsionales y tributarias, estamos en una difícil situación”, recalcó Rodríguez quien destacó que están levantando las voces de alerta porque aún se está a tiempo de encontrar una salida que permita mantener la actividad.

“Esto tiene solución, pero tiene que ser en concordancia con las autoridades de gobierno. Acá debe haber un plan de Estado para apoyar a los agricultores, porque estamos llegando a una situación de crisis muy grave que lo que va a generar es que se va a concentrar la tierra en manos de grandes latifundistas y exportadoras”.

Hizo hincapié en que la agricultura es una de las actividades que más aporta con generación de empleo en los valles interiores “acá hay mucha gente que vive de esto y que van a quedar cesantes, hay que hacer algo”, puntualizó.

Por su parte, Juan Claudio Laguna, agricultor de Chañaral Alto, en la comuna de Monte Patria, recalcó que en ese valle la pérdida de empleos va a ser muy considerable “habrá cerca de 3 mil puestos de trabajo que ya no van a estar”. Se trata de una actividad que han desarrollado por años y que ha pasado a formar parte de la tradición local, pero que ahora corre el riesgo de desaparecer porque no se encuentran en condiciones económicas para poder hacerle frente.

“Los bancos ya no nos quieren otorgar créditos y la ayuda del gobierno a través de Indap se concentra en los pequeños agricultores, de menos de 2 hectáreas y no todos calificamos en ese volumen. Para nosotros que somos medianos no existen fondos”, puntualiza.

Por eso, recalca, lo que están solicitando es poder tener la ayuda estatal para contar con capital que les permita ir generando recursos “y sacar este año una producción de pasas, que es la única solución que tenemos, necesitamos un capital para de aquí a 3 o 4 años podamos reconvertirnos a nuevas variedades”.

El alcalde de Monte Patria, Camilo Ossandón, manifiesta que esta problemática no solo tendrá repercusiones a nivel económico, sino que también social. “El problema más grave es que la agricultura en esta región representa una actividad económica, pero también una identidad. Lo que se está afectando es la posibilidad de que a través de la agricultura se puedan asegurar ciertas condiciones de empleo que son necesarios para el bienestar social de nuestra gente”, recalcó el edil.

URGEN MEDIDAS

Los agricultores recalcan que la situación que enfrenta la principal actividad agrícola de la zona es complicada y por ello han hecho un llamado al gobierno para que se puedan tomar medidas de corto y mediano plazo.

Según plantearon a través de una declaración pública, que dieron a conocer en una conferencia desarrollada en La Serena ayer, una de las solicitudes radica en que se pueda propiciar a los productores capital de trabajo para la reactivación de los campos y poder concretar la producción de pasas, que le permitiría generar flujos económicos. Asimismo, piden que el gobierno les pueda prestar asesoría técnica y especializada en el manejo que debe realizarse a los parronales para los deshidratados en particular, así como también que se les pueda ayudar con los canales de comercialización, ya sea vía exportación o en el mercado interno.

Esto les permitiría, indican, poder proyectar en el mediano y largo plazo un proceso de reconversión escalonada (en 5 años plazo) que permita no perder la solvencia económica del rubro.

De igual forma y para evitar errores futuros, los agricultores están solicitando que el Ejecutivo les pueda contribuir en asesoría técnica que les permita visualizar hacia qué productos se podría apuntar en los próximos años y sondear potenciales mercados de interés.

REUNIÓN CON LA INTENDENTA

Las demandas de los afectados han tenido eco en las autoridades y ayer por la tarde pudieron sostener una reunión con la intendenta Lucia Pinto y parte de su gabinete económico. En la oportunidad la jefa regional hizo un llamado a la calma y les manifestó que tienen conciencia de la problemática que están enfrentando. Asimismo, les planteó que se está elaborando desde la zona una batería de medidas que vayan en su apoyo.

“Vamos a presentar un plan de intervención de la agricultura, ya que necesitamos ir tomando medidas de corto, mediano y largo plazo”, recalcó la primera autoridad de la zona, quien agregó que como primera medida van a comenzar a trabajar en terreno “de manera de levantar un catastro de la situación de cada uno de los agricultores”. De igual forma, sostuvo que  se va a ir trabajando si es necesario situaciones en particular con la banca, con BancoEstado y también a través de Corfo, INIA e Indap “de manera de ir logrando una solución”.

Por su parte, el seremi de Economía, Luis Arjona, manifestó que ven con muy buenos ojos la opción de redireccionar los esfuerzos a la producción de pasas, a la espera de que se pueda concretar la reconversión definitiva.

En el corto plazo, informó que además se van a comenzar a generar acercamientos con el Banco Estado y los demás representantes de la banca privada “para lograr flexibilizar criterios y que puedan establecer líneas de crédito con mayores periodos de gracia y, en los casos que sea necesario, activar las garantías recíprocas incorporadas dentro de las garantías de Corfo”, indicó el secretario regional.

Fuente: Diario El Día

Próximos Eventos

1527724800 / 1544554217
1532563200 / 1544554217
1533772800 / 1544554217
1534809600 / 1544554217
1538524800 / 1544554217
1540339200 / 1544554217
1540425600 / 1544554217
1542240000 / 1544554217
1569888000 / 1544554217