Viernes 27 de Noviembre de 2020

6 preguntas sobre la propuesta de Fedefruta de una Ley de Fomento para la Reconversión Frutícola

Septiembre 3, 2018

El presidente de Fedefruta, Jorge Valenzuela, detalla algunos puntos de la propuesta que ha hecho a diversas autoridades como los Ministros de Economía y Agricultura, intendentes de zonas frutícolas, representantes de Corfo y parlamentarios, sobre una Ley de Fomento a la Reconversión Frutícola, “una idea que había sido expresada por el mundo agrícola en ocasiones anteriores, pero que ahora recobra fuerza de la mano de la gestión que inicia en el gremio”, como publicara el Diario La Discusión de Chillán, en un reportaje dedicado al tema.

A continuación, algunas preguntas al timonel del gremio sobre este planteamiento:

Fedefruta ha planteado a las autoridades la necesidad de impulsar la reconversión frutícola a través de una ley. ¿En qué consistiría este mecanismo?

Queremos una Ley de Fomento para la Reconversión Frutícola, en que reconversión en el sector que convierta en una política de Estado. Lo que buscamos es una legislación que sea, simplemente, un rayado de cancha para definir los parámetros para mandatar, por ejemplo a BancoEstado, el diseño de créditos acorde a las necesidades y los tiempos de la fruticultura.

¿Se enfocaría sólo en el recambio de variedades de productores frutícolas o también en la introducción de especies frutícolas en suelos ocupados por cultivos tradicionales?

La palabra reconversión abarca desde el recambio varietal en las mismas especies, ya que hay productores que gestionan muy bien sus huertos pero que necesitan plantar variedades más modernas acorde a las demandas y exigencias del mercado. Por ejemplo, un productor de uva de mesa en el norte de Chile, en las regiones de Atacama y Coquimbo, debe recambiar variedades ya que es un fruticultor integrado al proceso productivo de la uva de mesa, y con esta inversión puede volver a ser competitivo. Lo mismo, por supuesto, con los arandaneros de la nueva Región de Ñuble, que requieren de un empuje financiero para la replantación de variedades más modernas, como lo han dicho en la Asociación de Agricultores de Ñuble en  nuestro último Encuentro Regional en Chillán.

Ahora bien, con esta Ley de Fomento a la Reconversión, también buscamos que se pueda aplicar a agricultores de otros cultivos. En el caso de lo sucedido con los remolacheros del Maule Sur tras el cierre de Iansa, la reconversión hacia la fruticultura podría bien ser una alternativa, o también para los ganaderos que van avanzando en el recambio hacia frutales como los avellanos europeos, los arándanos y los cerezos, productos de alto valor y demanda en los mercados de destino. Para estas situaciones, sería muy beneficioso contar con una ley que ayude a fomentar la reconversión.

¿Qué aspectos del DL701 pretenden recoger?

Lo que nosotros recogemos de ese decreto es su espíritu de fomento a un sector, su simplicidad y sentido práctico. Para poder avanzar en esta materia y en la estructuración de una Ley de Fomento a la Reconversión Frutícola, creemos que hay que rescatar ese espíritu de simpleza para financiar la reconversión.

¿Se considera también la incorporación de mayor tecnología en el manejo y cosecha de los huertos?

Absolutamente, esa es una de las claves. Hay que decir que la tecnología en los huertos frutícolas va desde la especie o variedad misma que quiera replantarse, hasta la maquinaria que se ocupará para la cosecha. Todo este espacio queremos abarcar con nuestra propuesta, para insertar tecnología de última línea a los predios y los procesos, desde la plantación hasta la cosecha. Hay que buscar procesos eficientes mediante la modernización de los huertos, conque sean más compactos, con otras densidades, que sean peatonales y mecanizables. Todo aquello abarca nuestra idea.

¿Qué acogida han tenido por parte de las autoridades?

Creemos que el concepto de reconversión que propone Fedefruta ha sido muy bien acogido, como lo hemos visto estas últimas semanas en la prensa. Para nosotros es muy positivo que este tema se esté tomando la agenda, que nuestra idea de la reconversión empiece a resonar y haya sido recibida por el gobierno. Ahora, lo más importante es poner las ideas en práctica. Requerimos de planes.

¿Por qué es relevante abordar este desafío con urgencia?

Hoy en día se está dando una dinámica de modernización de la industria frutícola a nivel mundial, y de la cual corremos el riesgo que quedarnos afuera. La tecnología tanto varietal como de mecanización ya existen, ya están disponibles, y como sector nos estamos quedando muy atrás en comparación con nuestros competidores del mismo Hemisferio Sur. Los márgenes de rentabilidad se van acortando, por lo que esto tiene un sentido de urgencia. No estamos siendo atractivos comercialmente para los grandes supermercados asiáticos y americanos, por lo que debemos reaccionar e invertir.

Próximos Eventos


Red de Colaboradores